Imantia Capital

Contando los días (y los euros)


Escrito 6 Aug 14

Agosto sirve para tachar los días del calendario si aún no te has ido de vacaciones y para cargar las pilas cuando se está descansando. Encontramos también algunos (grandes o pequeños) momentos de reflexión acerca de nuestras decisiones vitales que nos deberían llevar a cambios en septiembre. Deberían en condicional, claro, porque enero ya empezó lleno de buenos propósitos (apuntarse al gimnasio, dejar de fumar,…)

El pasado viernes 1 de agosto conocimos las últimas novedades de la reforma fiscal. Nos ha sorprendido gratamente la noticia de que las plusvalías obtenidas por contribuyentes mayores a los 65 años estarán exentas siempre que se reinviertan en rentas vitalicias. Y nos sorprende porque, ante la segura merma de la pensión pública que recibiremos en el futuro, es positivo que cualquier ciudadano pueda monetizar sus ahorros (vivienda, fondos de inversión, etc.) para completar su pensión sin tener que tributar.

En el debate de las pensiones públicas, se necesita más labor didáctica y menos promesas políticas. Por eso, creo que es clave la publicación de la tasa de sustitución estimada para cada trabajador, esto es, que cualquier contribuyente conozca desde este mismo momento cual será la pensión que recibirá (dependiendo de los años que trabaje en el futuro y su sueldo, claro está) y qué porcentaje supone esa cifra sobre su salario actual.

Para que os hagáis una idea, la tasa de sustitución en España está cerca del 74%, de acuerdo a datos de INVERCO, frente al 71% de Italia, el 54% de Portugal o el 42% de Alemania. La media para los países OCDE está en 40,6%. El progresivo envejecimiento de la población en España obligará sí o sí a una caída de esa tasa para acercarnos a nuestros socios europeos. Estas cifras hablan de la urgente necesidad de impulsar la previsión social complementaria

El conocimiento de cómo puede afectar a nuestro nivel de vida futuro la insostenibilidad del sistema público incentivará, sin duda, la inversión a largo plazo, ya sea en productos que ofrezcan ventajas fiscales desde el momento en que se contratan (como las deducciones en planes de pensiones o ausencia de peaje fiscal en fondos) como en otros donde tradicionalmente se ha centrado el ahorro a largo plazo como la vivienda.

Fíjate nuevos propósitos para la vuelta de vacaciones. Dedica unos minutos en estos días de agosto para pensar si en tus inversiones tienen más perfil de ahorrador o de inversor y si el sesgo de ser cortoplacista te está impidiendo obtener mayores rentabilidades. Y es que no parece que hacer una renovación continuada de depósitos a lo largo de los próximos años sea la mejor opción.

Desde AC Gestion creemos que es momento de asumir más riesgo para aquellas inversiones con un horizonte de inversión de medio-largo plazo, con fondos perfilados con un porcentaje moderado en renta variable y en los que se explicite la máxima perdida que se quiere asumir en términos anuales  o en fondos de bolsa, para los más audaces.

Nos vemos en septiembre. Buenas vacaciones

 


También puede interesarte

Comentarios