Un artículo de Enrique Lluva, gestor de Renta Fija.

 

Hoy tenemos una nueva reunión de la Reserva Federal americana. ¿Crucial? Ya siempre lo son porque los mercados han dejado de mirar a las expectativas macroeconómicas y su influencia sobre los activos financieros como la guía que sirve de base para la formación de nuestras carteras. Ahora sólo importa la gestión de la ingente cantidad de liquidez fabricada por parte de los bancos centrales, porque es ésta la que da forma a la configuración de los mercados y poco o nada las expectativas de ciclo. Estamos ante un cambio de referencias harto peligroso porque nos va quedando un solo asidero a la hora de gestionar: de reunión de banco central a reunión de banco central y tiro porque me toca.

Intento demostrarlo: Los bancos centrales, desde el mes de noviembre del año pasado comenzando con Powell (hace tan sólo 4 meses), nos vienen advirtiendo de sus temores sobre una pérdida de pulso en el ciclo global. De poco vale que los focos de incertidumbre de 2018 como la guerra comercial, la actitud díscola de Italia en Europa o la desaceleración China estén, como mínimo, en vías de solución. Lo que vale es lo que opinen los Bancos Centrales y, por tanto, sus actos. Desde ese mes, la FED ha borrado prácticamente la expectativa de seguir subiendo sus tipos de interés. Europa nos ha dicho que la normalización monetaria será más tarde y menos intensa de sus anteriores estimaciones. Hasta el banco de Australia gira sobre sí mismo y ya nos habla de bajar y no de subir tipos de interés.

2 gráficos ilustrativos

                         Evolución de índices de crédito globales 2015/2019

          Evolución de rentabilidades de los principales bonos mundiales 2015/2019

Paradójicamente, cuando las autoridades monetarias nos avisan de desaceleración global, los activos de renta fija privada, pulso del valor de la actividad económica, se encuentran muy cerca de mínimos históricos. ¿Por qué? Gráfico 2. La acción de inyección constante de liquidez y tipos bajos de los bancos centrales nos llevan a los gestores a comprar y comprar renta fija cada vez más cara porque más cara está todavía la deuda pública. ¿Importa el ciclo?  Parece que poco.

Por tanto, hoy sí, estamos ante otro día crucial. ¿Conoceremos un dato de inflación, de PIB, de empleo? No.

Se reúne la Reserva Federal y nos tiene que decir qué va a hacer con los tipos en los dos próximos años y, sobre todo, cómo va a seguir gestionando la reducción del balance acumulado en los últimos años. Es decir, más o menos liquidez en sistema y a qué precio, y eso moverá mercado, ya lo verán.