En la última parte del año, los mercados financieros se han visto inmersos en un continuo vaivén de volatilidad, lo que ha afectado negativamente al patrimonio de los fondos de inversión a cierre del 2018.

Pese a la tendencia bajista del 2018, 2019 avecina un año de transición. En temas macro, Imantia Capital espera ver un crecimiento menor al del 2018 en EE.UU., y muy parecido en la zona euro, con la inflación repuntando moderadamente. No se producirá una brusca desaceleración en China.

Por otro lado, para renta fija surgirán nuevas oportunidades en activos más globales y además, se espera continuar con la senda alcista de los tipos de interés, ya iniciada en el 2018, tanto en la zona euro como en EE.UU., de forma más ligera, por las diferencias del ciclo económico americano.

Las 3 clases de activos en las que estamos más positivos son:

1) BONOS HIPOTECARIOS. Por su gran solvencia en tramos superiores y su estructura flotante, que protege frente a la subida de tipos.

2) DEUDA HY EUROPEA DE CORTO PLAZO. Uno de los activos más castigados en 2018, se sitúa con un potencial de rentabilidad elevado.

3) DEUDA EMERGENTE EN MONEDA FUERTE. Una Fed menos agresiva, un dólar más débil y un crecimiento de China aún estable favorecerán el retorno de flujos hacia la renta fija emergente.

Por su parte, en renta variable creemos que los beneficios empresariales subirán a ritmo del 8% en la zona euro y cerca del 10% en el caso americano.

Aquí nos encontramos positivos en:

1) RENTA VARIABLE EUROPEA. Muy castigada por factores geopolíticos internos en 2018, la resolución de las incertidumbres sobre Italia y Brexit y los planes de estímulo de la economía china (con más ventas internacionales para empresas europeas), deberían favorecerla.

2) RENTA VARIABLE EMERGENTE. Las menores tensiones entre EE.UU., y China, la depreciación del dólar y los planes de estímulo chinos la beneficiarán.

3) SECTORES LIGADOS A LA MEJORA DEL CICLO. Materiales, Energía y Seguros, entre otros.