Bitcoin por aquí, bitcoin por allá… y así, sin parar de escuchar este término llevamos una larga temporada. Para muchos, la apuesta de moda del momento y para otros, la moneda del futuro. Y aunque no sabemos si esto se cumplirá, vamos a intentar ayudarte a entenderlo mejor.

Para no empezar la casa por el tejado, en primer lugar, contaremos que el bitcoin es una criptomoneda o moneda virtual de carácter intangible y totalmente descentralizada. Esto es que, no está regulada por ningún Estado, banco central, empresa o institución financiera, convirtiéndose así en una unidad de pago sin referencia física. Por otro lado, el “dueño” de dicha moneda tiene asegurado su anonimato y las transacciones se realizan a través de diferentes códigos cifrados y corroborados de manera común por los componentes de la red, por lo que cualquier cambio tiene que ser aprobado por la comunidad de usuarios (lo que conocemos bajo el nombre de “blockchain”, que no es más que un libro de registro o base de datos). De este modo, el conocimiento de uno de esos códigos te convierte directamente en propietario de la “criptomoneda”.

¿Cuál es el precio del bitcoin?

Su precio es conocido a través de diferentes portales de internet que se han especializado en el comercio del mismo. Diferentes expertos apoyan que en el momento en el que el número de personas que formen parte de este “club” aumente, se incrementará directamente el precio de dicha moneda virtual. De la misma forma, si se reducen los integrantes, su precio caerá. Además, los continuos movimientos de oferta y demanda que realizan los miembros del sistema llevan consigo una cotización en tiempo real.

Otros usos

Bitcoin al igual que otras monedas físicas sirve para intercambiarla por bienes y servicios. Son cada vez más compañías las que aceptan esta criptomoneda como medio de pago y aquí os dejamos alguna de ellas:

-Microsoft: ciertos contenidos de sus plataformas online pueden ser pagados desde el 2014 con Bitcoin. Tal y como refleja la empresa en su página de información de pagos, los clientes residentes en EEUU pueden añadir crédito a sus cuentas utilizando bitcoin y usarlo para comprar apps, juegos o vídeos en Windows, Windows Phone y Xbox.

-Showroomprive: esta compañía europea acepta el pago de sus productos (ropa, accesorios, cosméticos y menaje del hogar) con esta divisa después de cerrar un acuerdo con Paymium.

-Destinia y Expedia: estos gigantes de los viajes online han incorporado el pago con Bitcoin. Destinia lo hizo a principios del 2014 y por su parte Expedia lo hace a través de Coinbase.

“Pros” de invertir en bitcoin

Además del complejo sistema criptográfico de seguridad, para evitar al usuario tanto suplantaciones de identidad como robos, y la “falta” de un emisor central que pueda incidir en su cotización, el bitcoin cuenta con otras ventajas a tener en cuenta. Y es que esta moneda digital tiene la posibilidad de cambiarla por otra divisa con unas comisiones bajas por transacción.

Por otro lado, destacamos:

-Invertir en criptomonedas es hacerlo en la nueva revolución tecnológica que ya está en marcha.  No hay duda de que la digitalización es uno de sus fuertes lo que le permitió desde sus inicios a hacerse un hueco importante entre las nuevas generaciones. Por su parte, Blockchain consigue hoy velocidad y eficacia en procesos caros y complicados, permitiendo más operativa infinitamente más barata. Además, la descentralización de la que hablábamos anteriormente evita monopolios, generando continuas mejoras en un mercado abierto no convencional. Blockchain se paga en criptomonedas, lo que se traduce en que el éxito de uno está ligado al otro.

-La admisión en el sistema de reservas de algún banco central dispararía su valor.

-Liquidez 24/7 en mercado de contado y futuros. Así, enel mercado físico hoy cotizan criptomonedas por un valor superior a 200 mil millones de USD, con más de 13.000 mercados privados de intercambio. El volumen de negociación es de 12.000 Mn USD al día (10 millones de dólares por minuto las 24 horas del día), equivalente a seis veces el IBEX35.

  “Contras” de invertir en bitcoin

-Ejemplo perfecto para aplicar aquello de “NO inviertas en algo que no entiendes”, máxime si hablamos de activos NO REGULADOS. El valor podría ser CERO.

-Su valoración depende de factores de difícil control, siendo su credibilidad técnica y el interés de los inversores las variables principales a seguir. Están muy expuestos a comentarios negativos (interesados o no) por parte de cualquier entidad financiera / regulador / autoridad monetaria / corporaciones / RRSS, etc. que podrían disparar su volatilidad.

-No hay que olvidar que la opacidad fiscal, que fue unos de sus grandes atractivos, hoy es un riesgo para su supervivencia (los fiscos de los países no están muy felices con esta idea).

-El futuro es brillante, pero hay que acertar con la criptodivisa adecuada. Hoy día hay 1.900 (el bitcoin es el más popular, con el 52% del total del valor). En caso de acertar y ganar dinero, si hemos optado por la compra física, podemos enfrentarnos a un problema fiscal.