Echamos el cierre a un tercer trimestre marcado por las nuevas medidas de estímulo del BCE (rebaja de tipos incluida), los casos Gowex y Banco Espirito Santo y los conflictos geopolíticos de Gaza y Ucrania. ¿Cuál ha sido el comportamiento de nuestros fondos en estos meses plagados de noticias?

Renta fija

Ante la pregunta de si queda valor en renta fija, los fondos de AC Gestión han respondido con contundencia. Gracias a su posicionamiento en financieros senior AC Bonos Financieros y AC Renta Fija Flexible han sumado en este último trimestre otro 2%, cerrando los nueve primeros meses del año con un rendimiento del 8,66% y 8,0%, respectivamente.

AC Fondepósito, por su parte, acumula en el año un 0,94% YTD, haciendo gala de una volatilidad de apenas el 0,11%.
 
Mixtos

Los fondos mixtos también han vivido un buen tercer trimestre. Ahorrofondo 20 y Ahorrofondo han elevado la rentabilidad YTD hasta el 7,69% y 7,44%, respectivamente. El mixto más conservador de la gama, AC Inversión Selectiva Moderado, acumula un rendimiento del 4,22%.

La gama Gestión Global ha alcanzado máximos anuales en este tercer trimestre, gracias a su apuesta por el dólar y la renta fija investment grade, entre otras. El acierto de sus carteras le ha permitido aumentar rentabilidad y reducir al mismo tiempo volatilidad. Su rendimiento en el año queda comprendido entre el 2,05% del más conservador y el 3,19% del dinámico.
 
Renta variable


Los fondos de renta variable han sufrido la incertidumbre surgida en los mercados bursátiles debido a la crisis del Banco Espirito Santo, al referendum de Escocia, a las dudas sobre los próximos movimientos de la Fed y las decisiones del BCE, entre otros.

Selectiva España y Selectiva Europa han sufrido el recorte experimentado por sus índices de referencia, quedando sus rentabilidades acumuladas reducidas al 5,87% y 1,19%, respectivamente.

El fondo global AC Inversión Selectiva, por el contrario, se ha valido de su acertado posicionamiento en divisas (dólar y libra, fundamentalmente) y la exposición de la cartera a Japón para multiplicar su rentabilidad y elevarla al 4,74% anual.