En algunos de los comentarios a mi último artículo se mencionaban las diferentes políticas seguidas por los bancos centrales de las principales economías mundiales desde el estallido de la crisis en 2008. Creo que es interesante ver gráficamente este comportamiento. A fin de cuentas, una imagen vale más que mil palabras. Yo pondré dos imágenes y escribiré poco.

En esta primera imagen observamos cómo dos de los cuatro balances analizados siguen aumentando de tamaño (EEUU y Japón), un tercero mantiene estable (Reino Unido), mientras que el BCE hace algo más de un año que comenzó a disminuirlo. Los datos están puestos en USD para facilitar la comparación.

Si analizamos el mismo dato anterior, esto es, el tamaño de los balances de los bancos centrales, en relación con el PIB de las distintas economías, lo que obtenemos es lo siguiente.

A grandes rasgos:

  •        La FED sigue aumentando balance (no olvidemos que el taperinglo único que supone es disminuir el ritmo de compras), tanto en términos absolutos como en relación al PIB estadounidense.
  •          El Banco de Japón inició hace algo más de un año una expansión que lo debería llevar a doblar tamaño relativo frente al PIB en dos años. Esta misma semana se han vuelto a producir declaraciones de miembros del gobierno y del banco central en la línea de seguir e incluso aumentar el plan actual.
  •         El Banco de Inglaterra mantiene gran estabilidad desde hace más de un año y dado el crecimiento económico, está disminuyendo marginalmente el tamaño del balance en relación al PIB.
  •         Por último, el BCE, desde que terminó su segundo programa LTRO (los dos programas implementados son de diciembre 2011 y febrero 2012), ha ido reduciendo tamaño, mediante la devolución por parte de los bancos europeos del dinero que habían tomado prestado.
  •        Una observación final sobre los efectos en las divisas, sobre todo para el caso japonés. Estas políticas tienen una necesaria influencia en las cotizaciones de las diferentes monedas. Siendo en Japón donde la apuesta es más agresiva, es más que probable que veamos al yen depreciarse más todavía frente a USD y EUR.

 

Muchas son las voces que piden más contundencia al BCE en sus políticas, para evitar la apreciación del euro y alejarnos de una temida deflación. De estos temas ya hemos hablado y seguiremos haciéndolo en los próximos días. Hoy quiero despedirme con una reflexión personal: cuando dentro de unos años se elaboren tesis doctorales sobre las distintas políticas de los bancos centrales durante la crisis, ¿cuáles creéis que serán las conclusiones? ¿Lo que hoy piensa la mayoría o con perspectiva las cosas se verán de otra manera?