Un artículo de Francisco Blasco, Responsable de FdF y Renta Variable de Imantia Capital

Tras la tempestad llega la calma, y en los mercados de renta variable no es diferente. Los índices bursátiles han continuado con las subidas iniciadas a finales de agosto y han cerrado septiembre, y el tercer trimestre del año, en la parte alta del rango anual: en el caso del EuroStoxx-50, 3600 – 3250.


Y esto, aún a pesar de que los síntomas de debilidad macroeconómica son cada vez más evidentes, por lo menos en el caso del Viejo Continente, y así lo confirma la debilidad del Euro que, en los últimos días del mes, ha roto el 1,09 frente al Dólar americano. Los últimos datos publicados, PMI Manufactureros de Alemania y Francia, así lo indican: la economía se está desacelerando.
 

Entonces, ¿qué ha favorecido este movimiento? Pues el inicio de resolución de ciertos conflictos geopolíticos: nuevo Gobierno estable en Italia, reducción a prácticamente cero de las probabilidades de un Hard Brexit por parte de Reino Unido, la reducción del número de tweets por parte de Trump avivando la guerra comercial, (pequeño comentario a este punto: si bien es cierto que el número de publicaciones ha sido bastante inferior a lo que nos tenía acostumbrados, los que ha habido no han tenido desperdicio), y, sobre todo, la actuación de los Bancos Centrales.

En el tercer trimestre han sido 16 los Bancos Centrales que han bajado tipos de interés y/o relajado las condiciones financieras. Entre ellos, en septiembre, la FED y el BCE. Este último, además de bajar el tipo de interés en 10pb, ha anunciado para noviembre el inicio deun nuevo periodo de QE con la peculiaridad de no tener “fecha de vencimiento” establecida a priori. Eso sí, en su última comparecencia ante el Parlamento Europeo, Draghi mencionó la debilidad de la economía europea y pidió de nuevoayuda a los gobiernos para la implementación de políticas fiscales expansivas con las que marcar un punto de inflexión en el rumbo económico.

Entre los acontecimientos que pueden condicionar la evolución de los mercados en octubre (recordar a los lectores que históricamente es el mes más volátil del año) cabe mencionar:

1) La publicación de datos macroeconómicos de servicios, consumo y confianza. Verificaremos si siguenaguantando los niveles actuales y, de este modo, soportandolos mercados financieros.

2) Mayor complacencia en el cumplimiento de los objetivos de déficit en las economías más deterioradas, junto connuevas políticas fiscales expansivas en los presupuestos para el próximo año, en línea con las recomendaciones de la autoridad monetaria.

3) Posibilidad de nuevas actuaciones por parte de la FED, BCE y otros Bancos Centrales.

4) Y, desde el punto de vista técnico, ¿pensáis quelos índices se mantendrán en el rango comentando anteriormente o, por el contrario, romperán la resistencia bajista que iniciaron hace casi 20 años y se dirigirán hacia máximos de 2017?

¡Ah! y se me olvidaba, el proceso de destitución (impeachment) contra el Presidente Trump en Estados Unidos. Un contratiempo en su carrera hacia la reelección el próximo año y, aunque de momento es poco probableque salga adelante, nos está descubriendo laforma de actuar del mandatario, algo que “nunca” hubiéramos imaginado.