Imantia Capital

La búsqueda de la rentabilidad


Escrito 24 Apr 15

Os dejamos un artículo escrito por nuestra gestora María José Román, @EUCA14, en el que analiza si los bancos españoles presentan atractivo o no hoy día:

 

¿Es rentable actualmente el negocio bancario? ¿Son atractivos los bancos españoles?

El uso de la relación entre los ratios Precio/Valor en libros y Retorno sobre Capital es generalmente aceptado como medida para valorar a los bancos o, al menos, para establecer un ranking de valoración entre ellos.

Sin entrar a discutir cómo calcular el valor en libros o qué medida de capital usar, lo que daría para muchos artículos, lo cierto es que el principal hándicap de los bancos en este momento es el bajo retorno sobre capital que ofrecen. Con ROEs medios en el entorno del 5% y bajas expectativas de mejoras significativas en el corto plazo, es difícil justificar una compra a los precios actuales.   

En un entorno de tipos de interés en mínimos históricos, el margen de intereses, es decir, la diferencia entre el coste del dinero captado y el rendimiento de los préstamos concedidos, se encuentra por debajo del 2%. Este margen tiene que ser suficiente para cubrir tanto los costes de estructura  (personal, administración,…) como el 1% de coste que suponen actualmente los morosos, el llamado coste de riesgo. Al rescate acuden otros ingresos: comisiones, trading con las carteras de bonos, dividendos cobrados de la cartera industrial, etc.  Todo ello nos da una cifra de beneficios aún muy baja en relación con el capital, que es muy alto y no para de aumentar por las exigencias de las normativas supervisoras.

La crisis económica ha llevado a los bancos españoles a hacer un ejercicio de reestructuración muy fuerte en los últimos años, saneando sus cuentas de morosos, incrementando capital, reduciendo su apalancamiento, diversificando su financiación, etc. Mientras la demanda de crédito se desplomaba se han potenciado el resto de fuentes de ingresos: las comisiones y la actividad en los mercados. Ahora, con balances más sólidos, un entorno económico más favorable y casi agotada la vía de ingresos por cartera, los bancos deben centrar sus esfuerzos en el negocio puramente bancario. Sin embargo, siendo los márgenes de intermediación tan reducidos, el crecimiento de los beneficios sólo parece posible por dos vías: más volumen y menos costes. Sencillo, ¿no?

No tanto. El incremento del crédito aún no se está produciendo en esta primera fase de recuperación económica, no esperándose cifras positivas hasta el próximo año. 

Por el lado de los costes, las entidades parten ya con unos ratios de eficiencia bastante buenos. Se puede dar una nueva vuelta de tuerca, pero parece difícil conseguir exprimir mucho más las partidas de gastos sin que la calidad de los servicios no se resienta. No hay que olvidar que la reestructuración bancaria se ha cobrado ya más de 50.000 empleos y más de 10.000 oficinas.

Una nota positiva vendrá del lado del coste del riesgo, que se va reduciendo a medida que las tasas de morosidad van cayendo. La tasa actual del sector aún supera el 12% cuando una media razonable estaría en el entorno del 5%.

Por todo esto, quedan pocas opciones en la búsqueda de la rentabilidad: cambiar el modelo de negocio o avanzar en una mayor concentración bancaria. Con la fusión de entidades, se consigue de golpe el deseado incremento de volúmenes y la reducción de costes por la eliminación de duplicidades en servicios centrales y sucursales.   

Tras los años de fuerte crisis el número de entidades se ha visto reducido hasta casi un 20%. Si ahora tenemos unas 10 entidades nacionales y se trata de ganar tamaño para sobrevivir, no sería de extrañar que ese número siga siendo cada vez menor. 

Por lo tanto, si por rentabilidad-precio los bancos españoles no parecen una opción atractiva de inversión, la posibilidad de un aumento de las operaciones corporativas dota de atractivo al sector, ya que se perciben como un paso en la correcta dirección. Está por ver el desenlace de muchas de esas transacciones y aventuras, especialmente aquellas que se realizan en el exterior.


También puede interesarte

Comentarios

#1
25 Apr 15

Muchas gracias por el artículo, @EUCA14. Muy claro y educativo. Me ha
quedado alguna duda:


- Hablas de dos opciones para mejorar la rentabilidad, pero solo
desarrollas las posibles fusiones: si se da esta alternativa, ¿no nos
encaminaríamos hacia un oligopolio, en mi opinión perjudicial para los
clientes? Ya bastante abusan de nosotros los grandes como para
hacerlos aún más grandes.


- Por otro lado, ¿qué nuevo modelo de negocio podrían tener?


De nuevo gracias y espero leer más artículos tuyos, realmente
instructivos para profanos como yo.


#2
25 Apr 15

Muchas gracias por el artículo, @EUCA14. Muy claro y educativo. Me ha
quedado alguna duda:


- Hablas de dos opciones para mejorar la rentabilidad, pero solo
desarrollas las posibles fusiones: si se da esta alternativa, ¿no nos
encaminaríamos hacia un oligopolio, en mi opinión perjudicial para los
clientes? Ya bastante abusan de nosotros los grandes como para
hacerlos aún más grandes.


- Por otro lado, ¿qué nuevo modelo de negocio podrían tener?


De nuevo gracias y espero leer más artículos tuyos, realmente
instructivos para profanos como yo.


#3
27 Apr 15

Muchas gracias por tus comentarios, @HM1927.


Un oligopolio evidentemente no es deseable, pero creo que antes de
llegar a esa situación aún hay margen para fusiones y que se reduzca
el número de entidades.


En cuanto a posibles cambios en el modelo de negocio, creo que esta
es una cuestión ìmportante. Se trata de un cambio de mentalidad
tanto de la entidad como de los clientes por la que probablemente nos
tendremos que acostumbrar a pagar por servicios que, hasta ahora,
hemos considerado gratuitos. Innovar va a ser muy importante en un
negocio en el que parece que todo está ya inventado.


 


#4
28 Apr 15


Gracias por tu respuesta. La verdad es que yo sí veo cierto
oligopolio y el regreso a épocas pretéritas, las de los Botín (el
padre del recientemente fallecido Emilio), Ybarra, Valls Taberner,
Escámez... Creo que fomentar entidades 

to big to fall
 no es recomendable. Creo, al contrario, que hay que fomentar
la competencia sana y en pro de los clientes.




#5
28 Apr 15

El tema bancario se ha comentado en muchos hilos.
Negocios
donde parte de los ingresos se consiguen a costa del cliente en lugar
de con su satisfacción me parecen una inversión con un margen
adicional de riesgo a los ya propios de la renta variable.


Somos muchos los usuarios de unience que hemos sufrido o sido
testigos de malas prácticas bancarias donde se buscaba la rentabilidad
del banco a costa de los clientes o incluso de los propios pequeños
accionistas.
Los números pueden mejorar o empeorar pero mientras
no mejore la opinión del servicio prestado por parte de los clientes
mucho me temo que a largo plazo el negocio bancario seguirá
empeorando.
Eso sí , esto da margen a otros negocios para ir
comiéndole la tostada al negocio bancario tradicional.  Por ejemplo
las gestoras internacionales cada vez están más implantadas en España
y cada vez mueven más dinero aprovechando la mala gestión de los
bancos tradicionales.


#6
30 Apr 15


@agenjordi, estando totalmente de acuerdo con tus
apreciaciones, permíteme que tenga mis dudas. Desgraciadamente,
cuando los grandes vean en peligro su jugosa parte del pastel, ya
se encargarán de "liar" al ministro de turno para que
haga alguna jugarreta y que los "intrusos" (los que tu
llamas otros negocios) salgan escaldados.


No tenemos más que ver el caso de la banca andorrana y la tremenda
chapuza que ha supuesto el caso de Banco Madrid. Les estaban quitando
cuota a los grandes y se los han cargado de un plumazo.


#7
30 Apr 15

@HM1927 Tienes razón. La pregunta es si merece la pena invertir a
medio-largo plazo en una empresa que no lleva muy bien su negocio y
que espera que la política le seguirá solucionando sus chapuzas o le
limpiará la posible competencia.