Un artículo de Francisco Blasco.

El mes pasado poníamos este mismo gráfico, y nos preguntábamos si la subida de los primeros días del año correspondía con el mismo movimiento que habíamos visto el año anterior. Pues bien, en el gráfico podemos ver la respuesta: el mercado sigue subiendo. Ahora, la pregunta para el próximo mes sería: ¿Serán los mercados capaces de mantener este ritmo de crecimiento sin ninguna corrección? Como toda sección de pasatiempos que se precie, la respuesta la publicaremos en el próximo número.

Las fuertes subidas de los mercados, unidas a unas publicaciones de datos macroeconómicos, y resultados empresariales más débiles, han reducido, sustancialmente, la infravaloración que tenían la mayoría de los valores a finales de 2018. Desde un punto de vista técnico, el 24 de diciembre, sólo el 1% de las acciones del S&P-500 cerraron por encima de su media móvil de 50 días. A día de hoy, el 92% de las mismas están por encima, uno de los datos más elevados de la historia.

Mayores subidas parecen, a priori, complicadas, salvo que veamos un claro crecimiento en beneficios. Pero, con una FED en un modo, claramente, más dovish y el resto de los bancos centrales (de Europa y de Japón) alineados, parece prematuro todavía ponerse defensivos ante un cambio de ciclo, y comienzo de una tendencia bajista de medio/largo plazo.

Eso sí, otra cosa será el corto plazo. ¿No tenéis la sensación de qué los últimos días alcistas han llegado a golpe de noticia geopolítica? Segunda reunión de Trump con el presidente de Corea del Norte para llegar a un acuerdo nuclear, posible acuerdo del parlamento británico con May acerca del Brexit, titulares diarios de lo bien que van las negociaciones entre Estados Unidos y China acerca de la guerra comercial, etc… En definitiva, todos factores indirectos a las variables propias de mercado, díganse, los resultados empresariales y variables macroeconómicas que nos den pistas de en qué momento del ciclo económico nos vamos a mover. Y, tirando de sabiduría popular, recordad “comprar con el rumor, vender con la noticia” …

Como hemos dicho en otras ocasiones, nosotros pensamos que nos encontramos en un momento de desaceleración del crecimiento económico, pero, todavía con tasas de crecimiento positivas. La mayoría de los malos datos que hemos visto en lo que va de año, están referidos todavía a la grave crisis de sentimiento que sufrimos en el último trimestre. De cara a la segunda parte del 2019, podríamos ver una clara mejora tanto de datos macros, viendo como las medidas de estímulo económico tomadas en China empiezan a surtir efecto, los mensajes de los Bancos Centrales apoyan directamente a la economía y los datos de crecimiento económico, PMIs y datos de inflación vuelven a sus cauces; como de resultados empresariales.

Por tanto, aprovecharíamos próximas correcciones, sanas, de mercado para incrementar nuestra posición en renta variable. Mientras tanto, disfrutaremos del momento siguiendo muy de cerca, y “con cuatro ojos”, todas las noticias políticas y, por supuesto, tweets que nos vengan desde el otro lado del Atlántico.