¿Estás oliendo ya las vacaciones de Semana Santa? Si eres de esos afortunados que va a viajar al extranjero, quizá te hagas esta pregunta tan recurrente: ¿Qué es mejor: pagar con tarjeta o cambiar moneda? A lo que respondo con otra pregunta, ¿por qué no una mezcla de ambas?

Y es que a nadie le gusta llevar un dineral encima, así que los pagos más grandes, como alojamiento, alquiler de coche, etc. mejor hacerlos con tarjeta (antes cerciórate de que está activada para operar en el extranjero). También es importante que hagas números y calcules más o menos cuánto vas a necesitar, no sea que en el momento de tirar de tarjeta te des cuenta de que superas el límite. Si ves que lo vas a necesitar, llama a tu banco y sube ese límite. Lo bueno es que puedes hacerlo por un tiempo determinado y luego volver a la normalidad.

Si puedes, viaja siempre con un par de tarjetas, no porque piense que vas a quemarlas, sino porque pueden pasar mil cosas, como que la pierdas, que te la roben o que tu banco detecte un uso “irregular” y te la bloquee por tu propia seguridad -es mejor avisar al banco antes de viajar a lugares exóticos-. No queremos que, de repente, te encuentres en Mumbatumba del Sur, sin tarjeta y sin dinero.

Y ya puestos a llevar dos tarjetas, recuerda que en algunos sitios, como hoteles o empresas de alquiler de coches, sólo aceptan la de crédito -no débito-, así que según qué planes de viaje tengas, no estaría de más cargar con ella. Eso sí, por seguridad, no lleves nunca las dos tarjetas juntas ni las dejes a la vista.

Y para aquellos gastos más pequeños, mejor tirar de efectivo. Ten en cuenta que no en todos los sitios encontrarás datáfono, por lo que, si sólo piensas en tarjeta, podrías quedarte sin esa botellita de agua fresca en el chiringuito playero.

¿Y dónde consigo el efectivo? Una opción es cambiar la moneda en España, a través de tu banco, aunque tendrás que pagar una pequeña comisión. Otra opción es hacerlo online. Es una forma bastante extendida entre los travelbloggers y consiste en solicitar el cambio de divisas online y recibir el importe cambiado directamente en casa o recogiéndolo en una oficina. Existen varias empresas que ofrecen este servicio, es mejor que compares precios, para ver cuál te encaja mejor.

Por último, si tu tarjeta es de esas que no cobran por sacar dinero en el extranjero (ni por el tipo de cambio), ¡aprovéchalo! Seguro que te sale más económico. Eso sí, a veces, aunque tu banco no te cobre nada por la retirada de efectivo, sí puede hacerlo la entidad propietaria del cajero extranjero, así que no des a aceptar como un loco la pantalla del cajero y lee bien, no sea que te lleves una sorpresa cuando llegue el cargo.

 

CURIOSIDADES:

1) No se pueden sacar del país más de 10.000 euros… Si lo quieres hacer, deberás declararlo en aduana. 10.000 euros para una escapada de Semana Santa parecen mucho, pero, oye, nunca se sabe…

2) Las tarjetas suelen traer seguros asociados si compras tus billetes de avión, tren, barco… con ellas, como seguro de viaje, de cancelación de vuelos o pérdida de equipaje. Eso sí, la tarjeta sólo cubrirá al titular. Si viajas con amigos o familia, quizá deberías pensar en un seguro adicional.