Los fondos de inversión cuentan con un beneficio que no tienen otras fórmulas de ahorro e inversión, como los depósitos o la compra de acciones.

Esta ventaja te permitirá ir acumulando los rendimientos, sin tener que pasar por Hacienda. No es una fórmula secreta, pero sí mágica: son los traspasos entre fondos.

¿Qué es traspasar un fondo de inversión?

El traspaso entre fondos de inversión consiste en pasar una parte de tu inversión en un fondo (o toda tu inversión) a otro fondo. Es decir, si tienes 1.000 euros en el fondo X, pasarías esos 1.000 euros (o lo que tú quieras) al fondo Y.

Es tan simple como cambiar unas participaciones por otras. Y es una opción muy útil para cambiar de una estrategia de inversión a otra, a medida que tus objetivos financieros y vitales cambian.

Es aplicable a todos los fondos de inversión españoles y a los fondos de otro país registrados en la CNMV.

¿Cómo se traspasa un fondo de inversión?

La operativa es muy sencilla.

Si quieres traspasar un fondo, sólo tienes que seguir estos cuatro pasos:

  1. Ve a la entidad que vende el fondo al que quieres traspasar tu dinero (o si tienen la opción, contacta con ellos vía internet).
  2. Solicita el traspaso (para que sea más sencillo, es recomendable que lleves contigo el último Estado de Posición de ese fondo).
  3. Esa entidad enviará la solicitud a la entidad que gestiona el fondo que tienes contratado.
  4. Tras comprobar tus datos, esta última entidad enviará el dinero a la nueva entidad y ésta, a su vez, suscribirá el fondo que has pedido.

Si el traspaso se realiza entre fondos de una misma gestora suele tardar unos 5 días hábiles y si el traspaso se realiza entre fondos de distintas gestoras, es muy probable que la operativa se alargue hasta más de una semana.

Ventajas del traspaso de fondos de inversión

Es un proceso sencillo y rápido.

Su principal ventaja es que al traspasar tu dinero de un fondo a otro, no tributas por los beneficios que hayas podido generar durante el tiempo que has estado invertido en el primer fondo.

Al revés. Sólo tributas cuando reembolsas definitivamente tu dinero.

Esto no ocurre con otras fórmulas de ahorro o inversión como pueden ser los depósitos, cuentas corrientes o las acciones.

¿Qué debes tener en cuenta cuando traspasas fondos?

Cuando traspasas tus participaciones de un fondo a otro, las nuevas participaciones del fondo mantienen el valor y la fecha de la compra de las antiguas.

Esto supone que las nuevas participaciones están acumulando las plusvalías o minusvalías que pudieras tener en el fondo de origen.