Los fondos de inversión en España son traspasables y permiten acumular ganancias o pérdidas sin impacto fiscal hasta el reembolso de las participaciones. La información fiscal completa y detallada viaja con el traspaso de un custodio a otro, una de las grandes ventajas de invertir en fondos y que no tiene la inversión en acciones.