Indexa, que también ha alcanzado la cifra de 40.000 clientes, se ha convertido en cinco años y medio en una de las grandes gestoras de activos independientes de los grupos bancario