Las grandes gestoras están enviando el documento con cuentagotas