Mi columna de esta semana en Invertia se titula «Bancos, máquinas y personas» (pdf), y es una aproximación a una actividad que en su momento se llevaba a cabo de forma prácticamente manual y que requería grandes plantillas para llevarse a cabo, pero que a medida que la tecnología y la evolución de los usos y costumbres permite su automatización, se está convirtiendo en uno de los grandes sectores a reconvertir. La reconversión de la banca, me temo, va a tener poco que envidiar a la de otros sectores que, en el pasado, dejaron a decenas de miles de