La tecnología está presente en todos lo sectores y el financiero no es una excepción. Estos avances han hecho posible que ya haya competencia robótica para los gestores tradicionales, gracias al auge de los roboadvisors (gestores automatizados). A través de algoritmos y casi evitando por completo la acción humana, estos gestores automáticos diseñan una cartera que se adapta al