Las gestoras estarán obligadas a notificar a sus partícipes las comisiones que cobran, tanto en porcentaje como en términos brutos.