Intermoney Gestión SGIIC

Brexit


Escrito 28 Jun 16

Como saben, el pasado 23 de junio, se ha impuesto la opción de la no permanencia del Reino Unido en la Unión Europea. La desconexión será larga (2 años como mínimo) debido a que es necesario establecer unas nuevas reglas de juego entre ambas regiones. Sin querer entrar en realizar juicios de valor, pienso que el sentido común debería guiar dichas negociaciones. Por tanto, se antoja clave conservar una economía de mercado entre ambas regiones, sin restricciones al libre comercio por su propio bien común. 

Como consecuencia de dicho evento, las bolsas mundiales han sufrido un fuerte castigo. La cartera del fondo no ha sido inmune a dichas caídas, perdiendo un 7,40% el pasado viernes, por debajo de los índices europeos (Eurostoxx 50: -8,60%).

A continuación quería realizar una serie de puntualizaciones en relación a nuestra cartera:

1) No estamos invertidos en ninguna compañía que cotice en Reino Unido. Por tanto, no tenemos exposición a libra.


2) La exposición del fondo a bancos es residual, mantenemos una exposición total aproximada del 3,8%. A su vez, su negocio tiene una exposición residual a Reino Unido.


3) En términos generales, la cartera está compuesta por compañías con una clara vocación exportadora. Por tanto, la debilidad de la divisa euro supondrá un plus de competitividad.

Como inversores tenemos que ser capaces de hacer un ejercicio mental de aislamiento, tratando de reflexionar sobre qué consecuencias tiene dicho evento sobre las compañías de las que somos accionistas sin olvidar nuestro horizonte temporal de medio-largo plazo.

En este sentido, si revisamos nuestra cartera, la exposición directa del beneficio operativo de nuestras compañías a Reino Unido es muy reducida, en torno al 4,5% aproximadamente. Por tanto, los supuestos efectos temporales negativos en la economía británica no supondrán un elevado impacto en las cuentas de resultados de nuestras compañías.

Tenemos que pensar que las ventajas competitivas de una compañía no se destruyen ni desaparecen por este tipo de eventos. El mundo no se para y la actividad económica es fundamental para cualquier economía de un país. Las necesidades básicas de las personas y las naciones siguen siendo las mismas: alimentación, ropa, transporte, comunicación, energía, servicios profesionales, seguridad, infraestructura civil, sanidad, etc. En el peor de los casos, las ventas de algunas compañías podrían verse afectadas de forma coyuntural.   

Cuando se producen dichos “cisnes negros” es cuando se pone a prueba la fortaleza mental de un gestor de fondos. Son momentos de frustración, donde existen castigos generales irracionales e injustificados que no responde a fundamentales. Mantener la serenidad, la paciencia y el sentido común es la actitud correcta para afrontar la incertidumbre cortoplacista.   

Para terminar, dichos eventos exógenos de mercado suponen la generación de un caldo de cultivo perfecto para encontrar oportunidades de inversión a largo plazo.

Comentarios (1)

mistol Jubilado nacido el 4/2/45 y colaboro con el circuloeconomia.com y la Escola Europea de Humanitats de Barcelona, sobre ciencias humanas.

28 Jun 16

Creo que se pueden empezar a hacer muy buenas compras a largo plazo , afortunadamente el mundo no se acaba y las caidas son coyunturales , como lo fueron el 11-S en USA.