Invertir en bolsa

¿Qué es el scalping?


Escrito 18 Jun 13

El scalping es una variante de day-trading que busca obtener ganancias reducidas en operaciones de un periodo de tiempo muy corto (unos pocos minutos o incluso unos pocos segundos), lo que hace que los traders que utilizan esta operativa hagan muchas operaciones a lo largo del día. Al ser una operativa tan rápida, las velas que los traders observan suelen ser de un máximo de quince minutos, aunque lo más habitual es utilizar velas de tan sólo uno, dos o cinco minutos.

Para que esta operativa sea rentable, es muy importante tener un gran autocontrol, siendo fundamental en este sentido la psicología del trader, así como actuar de una forma metódica a la hora de hacer la gestión monetaria ( Money management), haciendo un ajuste eficiente del stop-loss en cada operación. Ello hace que esta metodología no sea utilizada por los traders conservadores ni por traders que sufren mucho estrés cuando realizan cada operación. En paralelo, requiere una gran rapidez de actuación, análisis y de toma de decisiones.

En muchos casos, los scalpers tratan de actuar como market-makers, operando con órdenes limitadas y obteniendo beneficios a través de las bonificaciones o rebates que reciben al ejecutar cada orden limitada de compra o venta, por agregar liquidez al mercado ( esto funciona sólo en algunos mercados, como el de acciones en EEUU, aunque se está extendiendo a otros con el paso del tiempo), sin buscar plusvalías entre el precio de compra y de venta. En otros casos, buscan ganar la horquilla del precio, intentando comprar al precio del bid (demanda) y vender al precio del ask (oferta), obteniendo como ganancia ese diferencial o spread. También existen scalpers con una operativa en la que buscan beneficiarse de movimientos en varios puntos del mercado.

Entre los factores relevantes para determinar si una operativa de scalping es factible, hay que diferenciar entre las características del mercado/producto y las condiciones de acceso al mercado. Entre las primeras destacan:

- Nivel de liquidez, ya que cuanto mayor sea ésta, mayores oportunidades de abrir y cerrar operaciones sin tener problemas de ejecución. Esto hace que el Forex sea un mercado muy utilizado por operadores que utilizan esta operativa, al ser el mercado más líquido del mundo.

- Nivel de volatilidad, ya que un mercado muy volátil dificulta la operativa, al ser más difícil encontrar el momento oportuno para entrar en el mercado y es más fácil que salten los stop losses, al ser muy ajustados normalmente en esta operativa.

- El spread u horquilla del producto negociado, que suele estar relacionado con los puntos anteriores. Activos con una horquilla amplia dificultan mucho este tipo de trading.

En lo referente a las condiciones de acceso al mercado:

- Nivel de comisiones del broker/clearer/prop-trading firm con el que estemos trabajando, además de otros costes implícitos que posteriormente enumeraremos. Esto es un factor crítico a la hora de determinar si es posible o no desarrollar este tipo de trading. Hay personas que lo intentan sin ser conscientes del nivel de comisiones que están pagando realmente por operar, cada vez que entran o salen del mercado. Para esta operativa hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • El coste de la plataforma o software que estemos utilizando, puesto que los programas que están diseñados para facilitar este tipo de trading suelen tener coste.
  • Las comisiones que aplique el proveedor de acceso al mercado por ejecución y liquidación de las operaciones.
  • Las comisiones administrativas, de gestión y mantenimiento de la cuenta.
  • Los costes relacionados con los mercados en que se esté trabajando (cánones de mercado) en función del activo sobre el que estemos operando.
  • Y los vinculados a los reguladores del mercado.

El objetivo de todo esto es evitar caer en el error de operar para que el intermediario gane dinero a nuestra costa, haciendo ineficiente e insostenible esta metodología. Por ello, hay que tener muy claros los costes que se van a asumir, y tratar de elegir un proveedor de acceso a mercado que sea verdaderamente competitivo, hasta el punto de permitirnos que los costes de nuestro scalping sean sostenibles en el tiempo. Generalmente, los intermediarios financieros que trabajan para público minorista e inversores de a pié no suelen ser válidos para este estilo de trading.

- El apalancamiento, tanto en sentido positivo como negativo. Nos permitirá ganar más con menos operaciones precisando de un capital menor, y menor número de trades (menos comisiones), aunque si es demasiado bajo nos impedirá directamente plantearnos el scalping. No obstante, también tendremos que controlar los mayores riesgos de pérdidas potenciales que lleva aparejado. La gestión monetaria que realice el trader será en ese aspecto fundamental para controlar estos riesgos.

Si os ha gustado el artículo y queréis que sigamos escribiendo sobre metodologías, proveedores u otras curiosidades relacionadas con el scalping, podéis solicitarlo contestando aquí mismo o contactándonos directamente.

 

Comentarios (0)

No hay comentarios

Nadie ha comentado aún. ¡Sé tú el primero!