Los inversores son cada vez más conscientes de la consistencia mostrada por el crecimiento global. Los datos de sentimiento han empezado a repuntar y los índices PMI (Purchasing Managers’ Index) se han mantenido en niveles sólidos, consistentemente por encima de 50. El movimiento ascendente sincronizado del PMI global, desde mitad de 2016, ha puesto de manifiesto la fortaleza de la recuperación global.

 

 

Como muestra el gráfico de esta semana, la fortaleza de los datos adelantados se ha trasladado también a los datos oficiales, con el dato de crecimiento de exportaciones global particularmente positivo, alcanzando casi el 4%. Además, la fortaleza de las encuestas de actividad económica ISM fuera de EE.UU. ha relevado a un segundo plano la preocupación por una desaceleración en América. Como la tendencia global continúa al alza y los riesgos políticos van disminuyendo, podría continuar siendo un buen escenario para la renta variable global.

 

Os dejamos con la agenda de la semana: