Publicado en el blog Market Insights

Tras un sólido primer trimestre, los activos de riesgo prosiguieron con su repunte en abril. La renta variable registró ganancias en todas las regiones, y los diferenciales del high yield continuaron estrechándose. Entre los factores responsables del repunte de este ejercicio se encuentran las políticas flexibles de los bancos centrales, las expectativas de recuperación en el crecimiento de China y las previsiones de que China y EE.UU. lleguen a un acuerdo en sus negociaciones comerciales. Por su parte, el buen comienzo de la temporada de resultados estadounidense en el 1T ha servido de ayuda adicional a los mercados. Después de que las expectativas de los beneficios hayan venido revisándose marcadamente a la baja desde el comienzo del ejercicio –llegando incluso a situarse en territorio negativo en el 1T19–, las empresas han sido capaces de dar sorpresas positivas. Este optimismo renovado en los mercados de renta variable también se refleja en el mejor comportamiento de los valores cíclicos han obtenido con respecto a los defensivos en el mes de abril.

La primera estimación del crecimiento del PIB estadounidense en el 1T –que se situó en un 3,2 % anualizado– fue muy superior a la prevista, lo cual indica que la economía estadounidense sigue expandiéndose a un ritmo superior a la tendencia. Sin embargo, lo más recomendable es que los inversores interpreten este dato sorprendentemente sólido con precaución. Del crecimiento del 3,2 % registrado en el 1T, un 0,7 % procedió del incremento en los inventarios y un 1,0 % de la mejora del comercio, pero lo cierto es que la demanda final doméstica real ha sido objeto de una desaceleración. El comercio es un componente notablemente volátil del PIB, y los altos niveles que actualmente registran los inventarios tenderán a corregirse en los trimestres futuros, con lo cual todo apunta a que el crecimiento del PIB real será inferior en los próximos periodos. Además, conviene no olvidar el cada vez menor impulso del estímulo fiscal que se perfila para el próximo trimestre. En consecuencia, la economía estadounidense sigue abocada a ralentizar su actual ritmo superior a la tendencia para equipararse con el crecimiento global de aquí al cierre del ejercicio.

En abril, la renta variable china perdió algo de momentum tras el fuerte repunte registrado en el 1T, en parte debido a las preocupaciones relativas al hecho de que el gobierno podría comenzar a recortar el estímulo debido a la mejora en el crecimiento. Si bien se trata de una hipótesis razonable, también es preciso tener en cuenta que los responsables políticos del gigante asiático permanecerán muy atentos y no dudarán en prestar apoyo a la economía si los datos vuelven a debilitarse. El éxito futuro de las medidas de política monetaria dependerá también de la capacidad de China para cerrar un acuerdo comercial con el gobierno estadounidense en los próximos meses. Las importaciones de China –que se situaron en un -7,6 % a/a en marzo y que deberían ser una condición previa para la recuperación de la actividad económica general de la región– no han mostrado aún ninguna mejora destacada.

En la zona euro, la manufactura continúa siendo el punto débil, y los PMI de dicho sector apenas registraron una leve mejoría hasta los 47,8 puntos en abril. Aunque el componente de los nuevos pedidos repuntó ligeramente, actualmente permanece en territorio de contracción. Un aspecto más positivo fue que el componente del empleo se mantuvo por encima de los 50 puntos (en 50,8), hecho que sugiere que los malos datos de la actividad aún no han tenido un impacto negativo sobre el mercado laboral. En el informe del mercado laboral de marzo, la tasa de desempleo bajó ligeramente hasta el 7,7 %, un dato que resulta coherente con las cifras relativamente estables del sector de los servicios y el consumo. El PMI del sector servicios mejoró hasta los 52,5 puntos y la confianza de los consumidores bajó solo hasta los -7,9, una marca que, si bien es inferior a la del mes previo (-7,2), sigue encontrándose muy por encima de la media a largo plazo de -11,7.

Por su parte, Standard & Poor’s confirmó su calificación de BBB (dos niveles por encima del bono basura) para Italia, pero confirmó sus previsiones negativas sobre el país, y puesto que el movimiento fue el previsto por el consenso, eliminó un factor de riesgo importante de los mercados. En este contexto, el crecimiento de Italia y España sorprendió al alza y contribuyó a elevar el PIB de la zona euro en el 1T hasta un ritmo anualizado del 1,5 % que se encuentra muy próximo a la tendencia. En el ámbito de la renta fija, los bonos de la periferia europea se comportaron mejor que el Bund durante el mes.

Podéis consultar el informe completo aquí

 

El programa Market Insights proporciona información exhaustiva y comentarios sobre los mercados globales sin hacer referencia a ningún producto en particular. Diseñado como una herramienta para ayudar a los clientes a entender los mercados y servirles de apoyo a las decisiones de inversión, el programa analiza las consecuencias de los datos económicos actuales y los cambios en las condiciones del mercado. A los efectos de la MiFID II, los programas Market Insights y Portfolio Insights de JPM constituyen publicaciones publicitarias y no se ven afectadas por ninguno de los requisitos específicamente relacionados con los análisis de inversión establecidos por la MiFID II/el MiFIR. Además, al no tratarse de análisis independientes, los programas Market Insights y Portfolio Insights de J.P. Morgan Asset Management no se han elaborado con arreglo a las disposiciones legales orientadas a promover la independencia de los informes de inversiones, y no existe prohibición alguna que impida la negociación antes de su divulgación.

El presente documento es una publicación con carácter general y fines exclusivamente informativos. Su naturaleza es divulgativa y no ha sido diseñado para servir como asesoramiento o recomendación sobre ningún producto o estrategia de inversión específico ni sobre características de planes concretos u otro material en ninguna jurisdicción. Por tanto, ni J.P. Morgan Asset Management ni ninguna de sus filiales poseen compromiso alguno de participar en ninguna de las transacciones mencionadas en este documento. Cualquier ejemplo utilizado en el documento tiene carácter genérico e hipotético y fines exclusivamente informativos. Dado que esta publicación no contiene información suficiente para respaldar una eventual decisión de inversión, no deberá basarse en ella para evaluar las ventajas de invertir en ninguno de los valores o productos mencionados en ella. Además, los usuarios deberán obtener asesoramiento independiente sobre las implicaciones jurídicas, normativas, fiscales, de crédito y contabilidad, y determinar junto con sus propios asesores profesionales si cualquiera de las inversiones mencionadas en el presente documento puede considerarse adecuada para sus propios objetivos personales. Los inversores deberán asegurarse de que obtienen toda la información relevante disponible antes de realizar cualquier inversión. Cualesquiera previsiones, cifras, opiniones o técnicas y estrategias de inversión se ofrecen exclusivamente con fines informativos, se basan en determinados supuestos y en las condiciones de mercado actuales y están sujetas a cambios sin previo aviso. Toda información aquí contenida se considera exacta en el momento de su preparación. Sin embargo, no puede garantizarse su exactitud y no se acepta responsabilidad alguna en relación con cualquier error u omisión. Deberá tenerse en cuenta que la inversión entraña riesgos y que el valor de las inversiones y los ingresos derivados de ellas pueden variar según las condiciones del mercado y los acuerdos tributarios, y es posible que los inversores no recuperen la cantidad total invertida. Ni el rendimiento histórico ni las tires son indicadores fiables de los resultados actuales y futuros.

J.P. Morgan Asset Management es la marca de la empresa de gestión de activos de JPMorgan Chase & Co. y sus filiales en todo el mundo. En la medida permitida por la legislación aplicable, J.P. Morgan Asset Management podría grabar las llamadas telefónicas o supervisar las comunicaciones electrónicas a fin de cumplir sus políticas internas y obligaciones legales y normativas. J.P. Morgan Asset Management recogerá, almacenará y tratará todos los datos personales de conformidad con la Política de Privacidad de la Empresa. Para obtener información adicional sobre nuestras políticas de privacidad locales, visite los vínculos correspondientes: Política de Privacidad de la Empresa. Para obtener información adicional sobre nuestras políticas de privacidad locales, visite los vínculos correspondientes: Australia, EMEA, Hong Kong, Japón, Singapur y Taiwán. Este documento ha sido emitido por las siguientes entidades: en el Reino Unido, por JPMorgan Asset Management (UK) Limited, que está autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera (Financial Conduct Authority - FCA); en otras jurisdicciones europeas, por JPMorgan Asset Management (Europe) S.à r.l.; en Hong Kong, por JF Asset Management Limited, JPMorgan Funds (Asia) Limited o JPMorgan Asset Management Real Assets (Asia) Limited; en Singapur, por JPMorgan Asset Management (Singapore) Limited (n.º de registro de sociedad 197601586K) o JPMorgan Asset Management Real Assets (Singapore) Pte Ltd (n.º de registro de sociedad 201120355E); en Taiwán, por JPMorgan Asset Management (Taiwan) Limited; en Japón, por JPMorgan Asset Management (Japan) Limited, que es miembro de la Asociación de Sociedades de Inversión de Japón, la Asociación de Asesores de Inversión de Japón, la Asociación de Firmas de Instrumentos Financieros Tipo II y la Asociación de Corredores de Valores de Japón, y está regulada por la Agencia de Servicios Financieros (número de registro “Oficina de Finanzas Local Kanto [Sociedad de Instrumentos Financieros] n.º 330”); en Australia, para clientes mayoristas exclusivamente según la definición de los apartados 761A y 761G de la Ley de Sociedades de 2001 (Cth), por JPMorgan Asset Management (Australia) Limited (ABN 55143832080) (AFSL 376919); en Brasil, por Banco J.P.Morgan S.A; en Canadá, únicamente para clientes institucionales, por JPMorgan Asset Management (Canada) Inc.; y en Estados Unidos, por JPMorgan Distribution Services, Inc. y J.P. Morgan Institutional Investments, Inc., ambos miembros de FINRA.; y J.P. Morgan Investment Management Inc.

En Asia Pacífico, el documento se distribuye en Hong Kong, Taiwán, Japón y Singapur. En el resto de países de Asia Pacífico, la distribución solo va dirigida a los destinatarios previstos. Copyright 2019 JPMorgan Chase & Co. Todos los derechos reservados. LV–JPM52078 | 05/19 | 0903c02a825c03dc