Por Stephanie Flanders, estratega jefe de mercado para Reino Unido y Europa  de J.P. Morgan Asset Management

"Tanto la Reserva Federal de Estados Unidos, como el Banco de Inglaterra endurecerán su política subiendo los tipos de interés en 2015 si la recuperación de sus economías se afianza, mientras que el crecimiento débil y el riesgo de deflación seguirán amenazando a Japón y Europa.

Así se puede observar en el gráfico siguiente, que muestra las expectativas del mercado para los tipos federales en el Reino Unido y EE.UU. para los próximos años.
 

EXPECTATIVAS DEL MERCADO RESPECTO AL TIPO OFICIAL OBJETIVO

Hay riesgos y ventajas de esta divergencia, pero para los inversores, tendrá tres consecuencias: un dólar estadounidense más fuerte, el mantenimiento del los precios bajos de las materias primas en todo el mundo y unas políticas monetarias más flexibles a nivel global.

A pesar de que un dólar más fuerte podría tener un impacto negativo en algunos mercados, los inversores no tienen necesariamente que temer esta situación, siempre y cuando se mantenga en unos límites razonables.

Un dólar más fuerte es una situación buena para la economía global si ayuda a sostener la recuperación de Estados Unidos y fortalece la demanda en el resto del mundo. Se convierte en peligroso si refleja una mayor divergencia entre las economías más importantes del mundo".