La evolución económica de la zona euro y EE.UU. continuaron divergiendo esta semana ya que la inflación de EE.UU. subió a 2,1% (a/a), el mayor incremento anual desde octubre de 2012, mientras que la inflación de la zona euro cayó a 0,5% (a/a). 

Janet Yellen destacó la semana pasada que en la Reserva Federal de EEUU no estaban preocupados por la inflación. Sin embargo, de acuerdo con el gráfico de esta semana hay aproximadamente un  desfase de 9 meses desde que una empresa planea aumentar los salarios de los empleados hasta que el aumento salarial se produce realmente. 

El aumento previsto de los salarios es probable que provoque que los empleados vean incrementados sus sueldos ya desde principios de 2015. 

Este  aumento de los salarios podría generar presiones inflacionistas, disminuyendo las posibilidades de que la inflación se reduzca en el corto plazo, lo que podría llevar a la Reserva Federal a subir los tipos de interés antes de las expectativas del mercado.

Resumen semanal de mercados