Las fusiones y adquisiciones vuelven a ser el foco de atención, alcanzando un volumen de negocio de 1,3 billones de dólares, el nivel más alto desde el segundo trimestre de 2007. Sin embargo, el reciente aumento de las fusiones y adquisiciones se debe ver en su contexto.

Como porcentaje sobre la capitalización bursátil global, el volumen de operaciones ha incrementado, pero todavía tiene recorrido hasta llegar a los máximos de 2007, como se puede ver en el gráfico.

El aumento de la actividad corporativa debería continuar en 2014 a medida que las empresas utilizan sus  reservas de liquidez acumuladas estos últimos años. Es importante que los inversores no se dejen llevar y que analicen, caso a caso, las características de cada operación.