A raíz de la reunión del Banco Central Europeo (BCE), el gráfico de esta semana muestra cómo las recientes caídas del euro frente al dólar han impulsado la moneda a su punto más bajo de los últimos 12 meses.

La reducción inesperada de los tipos oficiales del BCE de esta semana, junto con la confirmación de que no tardarán en adquirir ambos valores respaldados por activos (ABS) y “covered bonds”, llevó la moneda única hasta nuevos mínimos. A pesar de que el QE no esta completamente implementado, los tipos de interés en Europa probablemente se mantengan en mínimos históricos por ahora.
 

A medida que EE.UU. y el Reino Unido se aproximan hacia una primera subida de tipos de interés, esta política monetaria implica que los inversores deberán tener en cuenta los bonos periféricos, así como el “high yield”
europeo
. Futuras caídas del euro deberían apoyar aquellos sectores del mercado de renta variable europea con mayor exposición a ingresos en otras divisas.