En un año volátil para los inversores, el oro ha recuperado su brillo. El metal precioso ha tenido el mejor primer trimestre desde hace décadas, con una subida del 16 %, a medida que los tipos de interés caían y los bancos centrales ampliaban sus programas de herramientas no convencionales de política monetaria.

Este buen comportamiento se trasmitió al segundo trimestre. El 2 de mayo el oro había subido más de un 21% en el año, pero desde entonces ha caído casi un 5%. Esto nos recuerda que el oro no es un sustituto de las carteras tradicionales, tales como la liquidez, que no pierde valor en términos nominales. Entonces, ¿cuál es la perspectiva del oro?
 

La “era extraordinaria” de los bancos centrales está lejos de terminar y las preocupaciones sobre este tema continuarán atrayendo compradores a este activo. Sin embargo, si el crecimiento se fortalece en Estados Unidos y los tipos de interés suben, el metal podría perder algo de brillo.

Os dejamos con la agenda semanal:
 


Informe Semanal Market Insights