Los mercados globales de renta variable están decepcionando este inicio de año, a pesar del rebote de la última semana, en uno de los peores comienzos desde 2008. Este mal comportamiento se refleja en el gráfico de
esta semana, que muestra la última encuesta de la Asociación Americana de Inversores Individuales.


El sentimiento alcista hacia la renta variable estadounidense ha caído a su nivel más bajo desde 2009 durante la crisis financiera. Sin embargo, cuando este sentimiento se disipe, suele ser un indicador “contrario”.

En las dos últimas décadas, los mercados de renta variable estadounidense han obtenido históricamente un 30% de rentabilidad en los siguientes 12 meses a que el sentimiento alcista tocara suelo. Los inversores deberían recordar que “la noche es siempre más oscura justo antes del amanecer”.