¿Puede una empresa crecer de forma permanente por encima del +20% anual en sus ventas y del +35% anual en su generación de cash flow operativo, en un sector empresarial que no crece, sin endeudarse ni diluyendo a sus accionistas mediante ampliaciones de capital?

El pasado 4 de mayo unas 40.000 inversores profesionales y particulares de los cinco continentes peregrinaron a la meca del “value investment”. Si te interesan las finanzas y las inversiones, te recomiendo que vayas al menos una vez a Omaha (Nebraska) a la junta de accionistas de Berkshire Hathaway, la antigua compañía textil que Warren Buffett convirtió en una holding para invertir en otras empresas cotizadas y no cotizadas. Su inteligencia inversora combinada con su modelo de financiación de sus inversiones a través de las primas cobradas de sus compañías de seguros (lo que Buffett y Munger denominan “float”), lo que lo proporciona apalancamiento, le ha permitido alcanzar una fortuna personal de $84.000 millones, con mas del 37% de la empresa. Munger tiene menos del 1% de Berkshire, y una fortuna de unos $1.600 millones.

Warren Buffett, 88 años, y Charlie Munger de 95 años, no nacieron en New York, ni apenas trabajaron allí. Ambos nacieron en Omaha, la zona agrícola por excelencia no solo en Estados Unidos sino en el mundo. Omaha está situada en el centro del famoso “Corn Belt” norteamericano, probablemente la zona agrícola más importante del plantea. Aquí podéis encontrar un relato de nuestra asistencia a la Junta de Berkshire junto a un viaje por el corn belt en 2017.

La importancia del “corn belt” explica porque la capital del mercado de cereales mundial, donde se fijan los precios agrícolas se creó en Chicago y no en Wall Street.

Apenas dos días antes, el jueves 2 de mayo de 2019, a unos 1.500 km de Omaha se celebraba la junta de accionistas de Constellation Software, una desconocida compañía para gran parte de los inversores institucionales internacionales. Este año decidí viajar a Toronto para conocer de primera mano al equipo liderado por Mark Leonard y su mano derecha Bernard Hanzarouth (“Berni”).

En la Junta de 2019 apenas éramos unas 400 inversores, y según me explicaron algunos accionistas, cada año se ha ido buscando hoteles con una mayor capacidad. Pocos años atrás apenas si acudían unas 100 personas. Los asistentes, en su mayoría eran inversores particulares e institucionales (aunque intuyo que menos) de Canadá y de New York. No me pareció que asistieran accionistas de Europa o Asia.

Puedes consultar el artículo completo de Marc Garrigasait haciendo click aquí