Libros de inversión y economía

xiscom Haz lo que puedas con lo que tengas.

Carlos Sebastián: “El clientelismo mata el talento”


Escrito 13 Mar 16

Muy interesante entrevista al economista Carlos Sebastián con motivo de la publicación de su nuevo libro "España estancada". 

El clientelismo, que sería una forma de amiguismo, ambos enemigos de la meritocracia, nos condena al atraso. Y su origen está en el sistema de partidos políticos en España. Estos partidos han ido ocupando todas las instituciones públicas, incluidas las de control, de modo que la impunidad es la norma. 

En palabras del profesor Sebastián:

[los partidos políticos] Han colonizado la Administración Pública y, también, las instituciones de control. Si los cuadros de los partidos son funcionarios, se va produciendo una simbiosis entre el poder político y la gestión pública, dos ámbitos que en los países más eficientes están drásticamente separados. Y luego está la ocupación de las instituciones. Los partidos fueron descubriendo que cuando se servían de los órganos de control no pasaba nada, que podía hacerse impunemente. Así que empezaron a abusar hasta llegar a situaciones verdaderamente grotescas.

 

Comentarios (32)

augur En eterna búsqueda y cambio

15 Mar 16

@Donfernando, imagino que serán datos comparables hasta cierto punto.
En todos los países hay entidades dificílmente encajables, no solo en España.


15 Mar 16

@augur


Si repasamos los datos de la comparación que he realizado (España vs
Suecia) podemos comprobar que el gráfico que presentas no difiere
mucho de los porcentajes de gasto sobre PIB que he indicado en mi
mensaje anterior:


España: 11,6% del PIB


Suecia: 12,2% del PIB


La conclusión es clara: Suecia tiene muchos más empleados públicos
que España mientras que el gasto en nóminas es mucho más parejo. Ya lo
dice el titular de la página que enlazas: En España hay pocos
empleados públicos pero salen muy 'caros'.


Obviamente si queremos contratar más personal público tendremos que
reducir sus emolumentos y prebendas.


15 Mar 16

@augur pero todo es estupendo, coche, crucero, avión... Suecia, a la
que me refería últimas fotos, queda algo apartado de los fiordos...
ésto, concretamente es muy al norte, por encima de Kiruna, cerca de
donde los tres países tienen un punto común


15 Mar 16

Pero @augur es que ahí está la clave de todo esto: en las
"entidades no comparables". Coincido con usted en el punto
de partida. No creo que sea un problema de funcionarios y sí de
capitalismo de amíguetes. Pero el problema está en donde los amíguetes
se enchufan, chanchullean y subvencionan entre sí. Habría que mirar en
esas entidades donde no hay precisamente mucho control. Bueno, ni
control, ni eficiencia, ni beneficios, ni en muchos casos utilidad
económica o social alguna.




 
@AENEAS, suena apasionante. Me recuerda a un viaje que
hice, sobre Fionia (Dinamarca), para probar la avioneta de un jefe, un
poco loco(bueno muy loco), que tuve hace unos años. No pasé tanto
miedo en mi vida como aquel día en aquel cacharro. Pero son de esas
cosas que te quedan grabadas para siempre.


augur En eterna búsqueda y cambio

15 Mar 16


@internesto, no
soy experto y todo esto no es tan fácil y se presta a la demagogia.
Tenemos que tenre en cuenta aque el PIB/habitante de Suecia no es el
de España.


Creo que se tiene una idea trasnochada del funcionario actual en
España. Creo que en general trabajan adecuadamente, aunque siempre
habrá ejemplos de lo contrario con los que se aprovecha para
generalizar. En cuanto a sueldos, en la época de bonanza se quedaron
atrás y ahora se podría considerar adecuadamente pagados. Es un hecho
que si los funcionairos estan adecuadamente pagados se evita su
corrupción. Yo prefiero una policía, justicia, etc.,bien pagada pero
no corrupta.


augur En eterna búsqueda y cambio

15 Mar 16

@AENEAS, llevas razón, pero veo que no estas curtido por la subida al
Preikestolen :-).


15 Mar 16

@augur pues ésa no, pero he hecho unas cuantas y volvería a parecer
el abuelo cebolleta si explicara ;-)


15 Mar 16


@augur


Creo que nadie ha comentado que los funcionarios no trabajen
adecuadamente ni se ha generalizado en esta cuestión.


Lo que sí puedo afirmar, según se desprende del estudio The
public sector wage premium in Spain
que Laura Hospido y Enrique
Moral-Bonito realizaron para el Banco de España publicado en 2014, que
la brecha salarial existente entre empleados de los sectores público y
privado en España es un 10-20% favorable a los primeros:



http://www.bde.es/f/webbde/SES/Secciones/Publicaciones/PublicacionesSeriadas/DocumentosTrabajo/14/Fich/dt1422e.pdf


arturop https://foro.masdividendos.com/

15 Mar 16

Sería mucho más interesante saber cuál es el % de la mediana del
Purchase Parity Power (poder adquisitivo medio) que va a sueldos del
sector público en cada país.


15 Mar 16

Ya que creo que alguien lo comentó en un mensaje anterior y para
cambiar de tercio, aprovecho para decir que  considero un hecho muy
grave que la legislación española permita que los funcionarios puedan
llegar a ocupar cargos electos sin perder su plaza. Cosa que no se
acepta en otras democracias avanzadas ante el temor de menoscabar su imparcialidad.


Configurado mediante la situación administrativa de servicios
especiales, que se regula actualmente en el artículo 87 del Estatuto
Básico del Empleado Público, es una figura pergeñada en el régimen
franquista, que podría tener su lógica en un sistema dictatorial, pero
que incomprensiblemente se ha mantenido en la democracia.


Este hecho es contrario a lo que ocurre con el “ Civil
Service
” británico, donde prima la neutralidad política y se
prohíbe la participación de dichos funcionarios en las elecciones. Se
le exige asimismo la máxima lealtad al Gobierno, sea del signo
político que sea, debiéndose comportar con cada cargo electo como su
más próximo consejero. Esta idea queda reflejada en la siguiente cita
extraída del “ Manual del funcionario”:


Vosotros no podéis ser miembros del Parlamento y al mismo
tiempo permanecer como servidores desinteresados e imparciales de
ese Parlamento. El miembro del Parlamento debe tener la libertad de
decir lo que piensa del Gobierno y de criticar sus acciones, cuando
y como él quiera. El funcionario no puede tener esa libertad. Según
los mismos principios, un funcionario no debe jugar abiertamente un
papel en las luchas políticas, incluso si no se tiene intención de
presentarse como candidato en las elecciones.



Esto no significa que no debáis tener opiniones políticas, que no
debáis votar en las elecciones, sino simplemente que debéis
absteneros de hacer cualquier cosa que pudiera hacer dudar a la
opinión pública de vuestra imparcialidad en el ejercicio de
vuestras funciones. Poco importa, naturalmente, el partido
político al que pertenezcáis; el partido que tiene hoy la mayoría
puede pasar a la oposición el año siguiente, la semana próxima, y
si vuestra fidelidad al Gobierno no es ahora puesta en duda, podrá
serlo entonces.”