A tres y cinco años, el rendimiento de las boutiques brilla frente al bancario. Con el paso de los años, las grandes entidades mejoran los resultados.