Si los pisos cotizasen en bolsa se desmentiría el mantra de que la inversión en inmuebles garantiza el capital invertido.