SITUACION DE MERCADO

En materia de política monetaria, el evento más relevante del mes y probablemente del trimestre, fue el discurso de Mario Draghi a finales de junio, en el que sorprendió al mercado con un tono más hawkish que en ocasiones anteriores. Comentó que el riesgo de deflación ha desaparecido y comienzan a surgir presiones inflacionistas. Además indicó que a medida que la economía continúe recuperándose, el mantenimiento de la política monetaria será más acomodaticia, pudiendo acompañar esta recuperación con  ajustes en los instrumentos de política monetaria.

Estos comentarios, hicieron girar al alza los tipos de interés sobre todo de la eurozona rompiendo la tendencia bajista en la que se habían instaurado desde principios de mayo, debido a las menores presiones inflacionistas descontadas a futuro por la bajada del precio del petróleo (que llegó a caer casi un 20% en menos de un mes).

En EEUU la FED cumplió con el guión y subió tipos hasta el rango 1%-1.25%, comunicando además que empezaría a reducir el tamaño del balance mediante las menores reinversiones de los títulos que vayan venciendo.

Mejor comportamiento relativo en bonos periféricos respecto a los de países core, sobre todo los bonos italianos tras confirmarse que las elecciones en el país transalpino se celebrarán en 2018 y conocerse los pobres resultados del Movimiento 5 Estrellas en las elecciones municipales.

Durante el mes de junio se ha producido la primera resolución bancaria con el MUR (Mecanismo Único de Resolución), con la resolución del Banco Popular (sexto banco español por activos) y su posterior venta a Santander por un euro. También se ha producido el rescate de dos entidades financieras italianas (Veneto Banca y Banca Popolare di Vicenza), en este caso con la utilización de dinero público (hasta 17.000M) debido a su clasificación como entidades no sistémicas. En ambos casos, los inversores de deuda senior no han sufrido pérdidas siendo los bancos compradores (Santander e Intesa) quienes han asumido estos pasivos. Sin embargo, los poseedores de deuda subordinada han perdido la totalidad de su inversión, con independencia del grado de subordinación de las emisiones.

Tras estos hechos, parece que la intención de los reguladores ante futuras crisis bancarias es proteger de una manera implícita a los bonistas senior de los bancos, que además en el futuro tendrán más colchones con la emisión de la nueva deuda senior non-preferred. En este sentido, el gobierno español ha aprobado este mes el decreto ley que permite a las entidades nacionales emitir esta tipología de deuda con el fin de obtener mayor número de pasivos que puedan absorber pérdidas en futuros bail-ins bancarios. De esta manera, España toma el testigo de Francia que ha sido pionero en la emisión de este tipo de deuda, emitiendo algo más de 20.000M euros en lo que llevamos de 2017.

En el cómputo mensual, el bono a 10 Años Alemán ha subido 16 puntos básicos hasta el 0.47%,  mientras el bono de referencia en USA ha repuntado 10 p.b. hasta el 2.3%. Mejor comportamiento para los bonos de países periféricos, donde hemos visto ligeros estrechamientos en TIRes, hasta situarse el 10 Años de España en el 1.5% y el 10 Años de Italia en el 2.2%

En mercados de renta variable hemos asistido a tomas de beneficios, con caídas del 4% en los índices europeos, lo que deja la revalorización anual en los entornos del 4% en Europa y del 11% en España.

Buen comportamiento generalizado en los índices de crédito, y sobre todo en deuda bancaria de grandes entidades europeas (beneficiados tras las intervenciones y rescates de los bancos periféricos medianos). Los índices de Credit Default Swaps de entidades financieras han estrechado -17pb en el mes, cerrando el trimestre con una mejora de -36pb (el mejor trimestre desde 2013).

 

MERCHRENTA LUXEMBURGO

La cartera de Merchrenta Luxemburgo ha subido un 0,3% en el mes acumulando una rentabilidad en el primer semestre de 2017 del 4,57%.

La cartera continúa con un sesgo defensivo con posiciones elevadas en liquidez y bonos de gobierno a corto plazo, debido a las exigentes valoraciones y reducidas rentabilidades que seguimos viendo a día de hoy en muchas emisiones. Preferimos invertir porcentajes elevados de cartera en la parte ultracorta de la curva de tipos euro (siendo conscientes de que renunciamos a rentabilidad implícita), con intención de reinvertir este efectivo a rentabilidades más atractivas en los próximos meses.

Sectorialmente, se han reducido posiciones en bonos subordinados Lower Tier II de banca mediana doméstica invirtiendo estas ventas en deuda híbrida corporativa.

Continuamos invirtiendo porcentajes elevados de cartera en bonos con cupones flotantes, con muy poca exposición a los movimientos de tipos de interés.

Seguimos viendo más valor a los bonos denominados en USD que a los EUR, a pesar de fuerte estrechamiento que hemos visto entre ambas curvas de tipos de interés desde principios de año. A cierre de mes, se tiene abierta una posición de compra del bono a 10Años USA y venta del 10Años Alemania, apostando a un mejor comportamiento de los bonos americanos respecto a los alemanes. 

Durante el mes, se han realizado inversiones tácticas apostando al estrechamiento de la curva de Alemania entre el 30Años y el 10Años, y también al estrechamiento entre los bonos de Italia y Alemania en el plazo de 30 Años.

Se cubre la exposición a tipos de interés de cartera con la venta de futuros del bono alemán a 10 años y con la compra de opciones de venta (PUT) de la misma referencia.

La Duración Modificada media a cierre de semestre es 2.0, siendo la TIR media de cartera el 1.9% y el rating medio de BBB.

Una vez reducido el riesgo geopolítico en Europa y confirmado el crecimiento macroeconómico en ambos lados del Atlántico, de cara a los próximos meses debemos prestar especial atención a los resultados empresariales publicados y a los detalles que se vayan conociendo sobre la retirada de estímulos monetarios en la Eurozona.

 

Gracias por la confianza depositada en nosotros.