MERCHBANC

EL PERFIL DEL DINERO


Escrito 3 Jul

El título de este artículo puede ser muy sugerente y evocar al noble arte de la numismática, que a lo largo de tantos siglos nos ha acompañado a través de las civilizaciones, haciendo de las monedas acuñadas en nobles metales instrumentos de cambio para las transacciones comerciales. En ellas se han cincelado los perfiles de augustas y regias personalidades. Y aunque la numismática sea apasionante, el perfil al que nos queremos referir en este artículo es el perfil del inversor regulado en MIFID II, la directiva que regula tanto los mercados de instrumentos financieros, como los mercados de valores.


El objetivo de MIFID II es proteger a los inversores dotándoles de medios para lograr una mayor transparencia, información y seguridad. Sin embargo, debido a la amplitud de la materia, hoy nos centraremos en la idoneidad del producto para cada cliente.

No todas las soluciones son adecuadas para todas las personas. Cada individuo tiene unas características diferenciadoras en relación a su formación, sensibilidad al riesgo, patrimonio, necesidades de liquidez y horizonte temporal, que, entre otras cosas, afecta a la etapa de la vida en que se encuentra el inversor y al calendario de sus necesidades de disponer dinero en el transcurso del tiempo, conforme a su planificación financiera.

En épocas pasadas, el abuso de la buena voluntad de los inversores, provocó que productos complejos o sofisticados fuesen contratados por personas que desconocían la naturaleza de los mismos. No tiene la misma dificultad de comprensión un depósito que un derivado u otro producto complejo. No tiene el mismo nivel de riesgo un fondo monetario, que un fondo que invierte en países emergentes.

Por ello, es necesario realizar el test de idoneidad, aunque suponga un esfuerzo adicional al tedioso papeleo para la contratación de productos financieros.

Definir correctamente su perfil protege al inversor de la inconveniencia de contratar productos que se alejan de sus necesidades y que, por desconocimiento o por una excesiva delegación de confianza, puedan tener un impacto negativo en su patrimonio.


Es una buena práctica tomar conciencia de nuestro perfil de inversión.

Jesús Ferrando para el Mercantil Valenciano (publicado DOMINGO, 2 DE JULIO DE 2017)


Comentarios (0)