SITUACION DE MERCADO 

Durante los meses de julio y agosto hemos visto fluctuaciones reducidas en la mayoría de activos financieros, con muchos inversores permaneciendo a la espera de la reunión de presidentes de Bancos Centrales que se celebra con carácter anual en Jackson Hole, por si en ésta se producían nuevas señales acerca de la retirada de estímulos monetarios. 

El aumento de tensiones entre Corea del Norte y EE.UU. con amenazas en primera instancia y con el lanzamiento de un misil en territorio japonés posteriormente, produjeron correcciones puntuales en activos de riesgo, aunque a cierre de agosto los índices de renta variable recuperan gran parte del terreno perdido, cerrando con una rentabilidad superior al 10% en 2017 en el caso de la bolsa americana y al 7% en el Euro-Stoxx 50. 

Destaca el comportamiento del eurodólar, con la divisa comunitaria apreciándose en estos meses en torno a un 4% hasta niveles de 1,19, lo que hizo que los miembros del Banco Central Europeo (BCE) mostraran su preocupación por las repercusiones que pueda tener este movimiento sobre la incipiente recuperación económica de la eurozona. 

Los datos macroeconómicos publicados han confirmado la buena marcha por la que atraviesa la economía de la eurozona en general (crecimiento del 2,1% anual en el segundo trimestre) y la española en particular (3,1% anual). EE. UU., por su parte, revisó al alza el crecimiento del segundo trimestre hasta el 3% debido a la fortaleza mostrada por la demanda interna (consumo: +3.3%). Al otro lado del Atlántico también se publicó un buen dato de empleo, con la creación de 209.000 puestos de trabajo en el mes de agosto y el mantenimiento de la tasa de paro en el 4.3%. 

Hemos asistido a un descenso generalizado en las rentabilidades de los bonos de gobierno europeos, pero sin llegar a los niveles vistos antes de las declaraciones de Draghi en Sintra a finales de junio. El bono a 10 años alemán ofrece a cierre de agosto una rentabilidad del 0.35%, el 10 años español un 1.5% y el 10 años italiano un 2.0%. Los bonos americanos, por su parte, ha cerrado el mes en TIRes cercanas a mínimos anuales (2.1%) con un descenso más pronunciado que sus homólogos europeos. En este sentido, la probabilidad de la siguiente subida de tipos en EE.UU. para la reunión de diciembre ha descendido hasta el 33% desde casi el 60% que estaba hace dos meses. 

En los mercados de crédito hemos visto ligeras ampliaciones de diferenciales, en especial en la primera semana de agosto con el incremento del riesgo bélico entre Corea del Norte y EE. UU. Estas ampliaciones han sido más acusadas en los formatos de deuda que acumulaban un mejor comportamiento en el año como son la deuda subordinada y el high yield. 

Los discursos de Jackson Hole no ofrecieron pistas de los futuros pasos a dar en cuanto a política monetaria se refiere, ciñéndose tanto Yellen como Draghi al guion previsto. La primera resaltó la importancia de la regulación financiera llevada a cabo desde la última crisis, mientras que el presidente del BCE destacó lo necesario que actualmente son las economías no proteccionistas para mantener el output potencial y la productividad. 

Por tanto, todas las miradas se centran en las próximas reuniones en materia de política monetaria para conocer más detalles acerca de cómo se va a llevar a cabo la reducción de balance por parte de la Reserva Federal y la reducción de compras de bonos por parte del BCE. 

En el mercado primario de renta fija, destacan las primeras emisiones de deuda senior non-preferred de BBVA y Caixabank a finales de agosto, ambos con vencimiento a 5 años y diferenciales sobre mid-swap (tipos de interés de la eurozona) de 70 y 95 puntos básicos respectivamente. 

 

MERCHBANC RENTA FIJA FLEXIBLE 

La cartera de Merchbanc Renta Fija Flexible ha subido un 0,4% en los meses de julio y agosto acumulando una rentabilidad en 2017 del 5,0%. 

Continuamos con un posicionamiento de cartera defensivo con elevados porcentajes de cartera en liquidez a la espera de poder invertirla a rentabilidades más atractivas. Los diferenciales de crédito continúan cerca de mínimos anuales, por lo que esperaremos a que el mercado ofrezca en los próximos meses mejores momentos de inversión. 

Durante el mes de agosto hemos incrementado el peso en bonos denominados en USD donde estamos encontrando mejores opciones de inversión, cubriendo el riesgo de tipo de cambio.

Las coberturas de tipos de interés las realizamos con bonos de gobiernos europeos (Alemania e Italia), que pensamos tienen más recorrido alcista en tipos que los americanos de cara a los próximos meses. 

En posiciones de valor relativo en curvas de tipos de interés, apostamos por aplanamiento de los bonos de gobierno de Francia e Italia entre los plazos 30 y 10 años, de cara al anuncio del tapering en la eurozona que se espera para este otoño. 

Mantenemos posiciones elevadas en liquidez y en referencias con cupones flotantes con poca sensibilidad en precio a los movimientos de tipos de interés.

Seguimos encontrando valor en determinadas emisiones en formato subordinado, con diferenciales de crédito atractivas respecto a los mismos emisores en deuda senior

Mantenemos determinadas inversiones en emisiones High Yield de compañías domésticas con niveles de apalancamiento moderado y con elevada generación de caja operativa. 

La Duración Modificada media a cierre de agosto es 2.0, la TIR media de cartera el 1.7% y el rating medio de BBB.

Gracias por la confianza depositada en nosotros.