Lo de la volatilidad  en realidad no lo hemos aprendido ahora, ya lo sabíamos. Lo que pasa es que es fácil olvidarse de ella cuando llevas semanas y meses con los mercados a favor, pero la volatilidad siempre ha estado presente y va a seguir estando.

Lo que es cierto es que cuando hay movimientos muy fuertes en los mercados, cuando hay estas sacudidas, como la que hemos vivido recientemente, todo acaba encontrando unos niveles de cotización diferentes. Unas inversiones caen mucho y otras suben, y esto da pie a reforzar estrategias en las que cada vez tenemos mas convicción porque las hemos podido conocer mejor. También se presentan oportunidades muy claras de empresas que seguimos y, de repente, están en una situación muy atractiva. 

Nuestra gestión es siempre es activa, en realidad estamos ajustando las carteras constantemente, tanto en épocas volátiles con caídas, como en momentos de complacencia. Si bien es cierto que cuando los precios caen, las oportunidades que mencionábamos las utilizamos para incorporar ideas nuevas en cartera, aunque estas estrategias ya forman parte de nuestro día a día.

Nuestra gestión del fondo es constante, es gestión activa