Varios bancos centrales nacionales estudian la creación de criptomonedas nacionales que acaben con los billetes y monedas.