Mutuactivos

Mientras el petróleo siga cayendo…


Escrito 8 Feb

Hemos empezado el año con el mismo pesimismo en los mercados  con que terminamos 2015. Las dudas sobre los países emergentes, la volatilidad en el precio del petróleo, la inestabilidad política periférica o la confusión provocada por la disparidad en la política monetaria en América y Europa solo son algunas de las razones que han provocado que los inversores se retiren a terrenos más seguros deshaciéndose de todo tipo de activos de riesgo.


La renta variable europea ha sido severamente castigada. El Eurostoxx y el IBEX caían alrededor de un 7 % en el mes, pero habiendo estado por debajo del 10% en el peor momento. El índice americano S&P se dejaba un 5%.  La prima de riesgo española amplio unos 15 puntos básicos (aun con las compras del BCE), mientras que los índices que miden la deuda corporativa ampliaban unos 25 puntos básicos.


Quizá el activo que más preocupa actualmente es el petróleo. En los primeros días del año, el precio se desplomaba otros 10 dólares el barril, más de un 25%. Esta caída se debe a un exceso de oferta y un invierno más templado de lo normal, que está provocando que los inventarios estén llegando al límite de almacenamiento, sobre todo de los productos destilados. Aunque la caída del precio del crudo sea algo bueno para el consumo, está teniendo un efecto devastador sobre el sector energético, que está frenando en seco sus inversiones y reduciendo empleos por todo el mundo. Incluso se teme por un contagio al sector bancario, que lleva años financiando las inversiones de “poco riesgo” de la industria petrolera (cuando el barril cotizaba por encima de los 100 dólares).


Toda esta incertidumbre ha provocado que los mercados vuelvan las miradas, una vez más, a los bancos centrales, que no han tardado en responder. Draghi ha dado pistas de que puede aumentar el volumen de compras en su programa de expansión cuantitativa. También se espera que la subida de tipos por parte de la reserva federal americana sea más pausada de lo que se planteaba hace solamente un mes. El banco central de Japón ha sido el último en unirse a la fiesta de la eterna liquidez poniendo los tipos en negativo.


La intervención de los bancos centrales ha calmado algo los mercados, pero la volatilidad sigue presente. La TIR del bono alemán a 10 años, la medida del libre de riesgo por excelencia, ha vuelto a niveles de 0,3%, lo que demuestra la preocupación por la situación actual.


En Mutuactivos pensamos que aunque hay grandes desajustes en muchos activos que en circunstancias normales supondrían oportunidades de inversión, el mercado seguirá irracional durante algún tiempo. Mientras no veamos estabilidad en el precio del petróleo, los activos de riesgo seguirán bajo presión.  Paciencia y liquidez en las carteras pueden ser nuestros mejores aliados en este principio de 2016.


También puede interesarte

Comentarios