MyInvestor
MyInvestor
Pros y contras de la inversión colectiva: ¿Es mejor invertir directamente o que lo hagan por ti?

Pros y contras de la inversión colectiva: ¿Es mejor invertir directamente o que lo hagan por ti?

0
Me gusta
3
Comentar
Guardar

Si quieres evitar que la inflación devore tus ahorros y al mismo tiempo sacarles todo el jugo para obtener la máxima rentabilidad sólo cabe una opción: invertir tu dinero. Ahora bien, ¿qué es mejor: ponerte las pilas y aprender a invertir o dejar esa responsabilidad en manos de otros? Te presentamos los pros y contras de cada alternativa.

Inversión colectiva

Si buscas una gestión profesional, te puede interesar canalizar tu ahorro a través de instrumentos de inversión colectiva, como los fondos de inversión y los planes de pensiones.

La inversión colectiva implica hacer causa común con otros inversores para invertir de forma conjunta en un producto cuya gestión se pone en manos de profesionales. En este sentido, es importante que tengas en cuenta que los únicos propietarios del producto son los inversores. Por tanto, da igual que quiebre el banco donde compraste las participaciones del fondo o incluso la entidad encargada de gestionarlo: los activos en los que invierta (bonos, acciones, etcétera) no forman parte de su balance y siempre te pertenecerán a ti y al resto de los inversores.

Este modelo de inversión tiene importantes ventajas.

1. La primera y más evidente es la profesionalización, ya que tu dinero estará en manos de expertos. Eso sí, de ti dependerá escoger el producto (o cesta de productos) que mejor se ajuste a tus necesidades y preferencias.

2. Otro punto a favor es la seguridad. Las entidades encargadas de gestionar fondos de inversión y planes de pensiones están sujetas a una estricta regulación y se hallan bajo la supervisión de la CNMV.

3. Una tercera ventaja es la eficiencia de costes, que se centralizan en un único instrumento. Pongamos por caso un fondo de bolsa española. Piensa en los gastos en los que incurre a la hora de operar con las acciones (y custodiarlas) y ahora trata de imaginar a cuánto ascenderían esos gastos si cada uno de los partícipes tuviera que comprar las acciones por su cuenta.

Además, el hecho de ser inversores institucionales y mover un volumen patrimonial de cierto calado les facilita el acceso a algunas inversiones que están fuera del alcance del inversor particular o que requieren de importes mínimos muy elevados, lo que contribuye a la diversificación de la cartera.

Finalmente, cabe puntualizar una cosa. Aunque dejes la gestión de tus ahorros en manos de expertos siempre es importante que adquieras unos mínimos conocimientos de inversión y finanzas personales. De ese modo podrás forjarte tu propio criterio para saber qué productos y estrategias de inversión son los que más te convienen.

Inversión directa

Invertir por tu cuenta también tiene sus propias ventajas. Una de ellas es que te permite perseguir tu objetivo de rentabilidad a cualquier plazo, incluidos los más cortos, como la operativa intradía. En cambio, los instrumentos de inversión colectiva suelen estar más indicados para la inversión a largo plazo.

Además, te permite tener un mayor control sobre los distintos tipos de activos y mercados a los que te expones en cada momento.

Pero ojo, ganar dinero en los mercados no es tarea fácil. Requiere de un nivel de conocimientos y una disciplina que no todos los inversores poseen. Recuerda que los mercados tienden a la eficiencia a la hora de poner en valor el precio de una compañía o de una emisión de deuda, por lo que es difícil acertar con aquellas que el mercado ha minusvalorado.

Además, algunas inversiones requieren de un seguimiento continuo. A menudo es importante chequear cómo evoluciona la cotización de una compañía y qué noticias/eventos pueden afectarle, pero no todos los inversores disponen del tiempo ni de la información necesarios. 

0 ComentariosSé el primero en comentar
User