2018 fue un año duro para muchos inversores: se produjo una ralentización coordinada que causó un gran daño en la renta variable. De hecho, antes de rebotar, el S&P 500 llegó a perder hasta un 16% en diciembre. A todo esto se le añadió  que la fed (Reserva Federal) subió los tipos y provocó una incertidumbre mayor. 

No obstante, este panorama no tiene nada que ver con el buen desempeño que lleva 2019. Por ello, Carlos Fassinotti, responsable de marketing advisory y Sebastian Galy, responsable senior de estrategia macroeconómica de Nordea, comentan en este vídeo qué podemos esperar para el resto del año: qué factores suponen una amenaza, cuáles darán impulso a los mercados y qué camino tomarán los distintos bancos centrales. 

Para acceder el vídeo, pincha aquí.