En este breve Flash de Mercados te contamos nuestra visión sobre las caídas extraordinarias del mercado bursátil de finales de 2018 y cómo hemos ajustado nuestras carteras del servicio "Invertimos por ti".

Creemos que las cotizaciones actuales reflejan un escenario demasiado pesimista

 

Las caídas en bolsa, en particular en Estados Unidos (el índice S&P 500 cayó un -19,78% entre el 20 de septiembre y el 24 de diciembre) recogen una expectativa de crecimiento muy por debajo de nuestra visión. 

A continuación te detallamos los principales motivos y lo que pensamos de cada uno de ellos:

1. El mercado: está preocupado por la deceleración del crecimiento económico.

Nuestra opinión: el crecimiento se va a desacelerar este año, pero seguirá siendo sólido y no esperamos recesión.

 

2. Los inversores: tienen la percepción de que la Reserva Federal Estadounidense (FED) no tiene en cuenta la evolución ni niveles de los mercados. 

Nuestra opinión: el mercado ha malinterpretado los últimos mensajes de la FED, en los que anunciaba que sí seguiría de cerca los datos económicos y de mercados antes de continuar con la subida de tipos de interés.

 

3. En el mercado: se ha producido un importante deterioro del sentimiento inversor, debido a los riesgos geopolíticos (guerra comercial, expectativa de subida de tipos por la FED, expectativa de resultados empresariales, Brexit, etc.) lo que se ha traducido en fuertes ventas de acciones. 

Nuestra opinión: los mercados han sobrerreaccionado, por lo que las compras de acciones volverán al mercado.

 

¿Qué hemos hecho al respecto?

 

A. Hemos subido un 4% la exposición a renta variable norteamericana (en todas las estrategias excepto en Kuala Lumpur).

B. Como consecuencia, hemos bajado un 4% el peso del mercado monetario.

Riesgos de esta decisión (que no contemplamos en nuestro escenario central):

 

- Riesgos geopolíticos que no haya contemplado el mercado (y que no esperamos a corto plazo).

- Que vuelva el sentimiento negativo y acabe afectando a la economía real.

 

Composición de las carteras tras la última revisión