"2016 esta siendo un año de grandes cambios en la geopolítica global y al mismo tiempo de elevada volatilidad en los mercados financieros. En este entorno las inversiones agrícolas y de agua están demostrando ser una activo refugio, que no solo está permitiendo preservar el patrimonio sino incluso obtener una buena rentabilidad.

El pasado 24 de junio, pasará a la historia de los mercados como el “viernes negro” del Brexit. Tras los resultados sorpresa de la consulta británica el pánico bursátil recorrió los mercados bursátiles y cambiarios europeos." 

 Si quieres leer la carta completa, descarga aquí el PDF