La reacción de los mercados parecen haber recuperado parte de su aliento desde sus niveles más bajos. James Barrineau, especialista en renta fija de mercados emergentes, nos explica a continuación por qué hay un número de factores fundamentales que sugieren que la reacción puede ser sólida.

"El mercado ha venido mostrando señales de recuperación desde sus mínimos del año, tanto en la evolución del S&P 500 como de los diferenciales de deuda emergente. 

Cuando hay una recuperación así, es fácil apuntar argumentos que a toro pasado parecían claros catalizadores. Pero uno de ellos tiene una gran importancia para nosotros: los flujos de liquidez. Cuando mejoran, los precios de los activos suben. A veces con un poco de liderazgo o de retraso, se trata de una regla consistente. 

El gráfico a continuación compara el índice de bonos soberanos en dólares con la tendencia en las reservas de renta fija de un buen número de mercados emergentes (excluyendo China), lo que se considera una buena aproximación para los flujos de entrada y salida a activos de estos países. ¿Y qué nos muestra? 

La evolución de este indicador durante el último año ha sido interesante. En 2015, después de un enero complicado, el mercado de bonos vivió un rally alcista hasta abril y después comenzó un periodo de caídas constante que se ha mantenido hasta hace poco. Las reservas de divisas en los emergentes han seguido bastante bien los cambios del mercado en este periodo. Por eso, la reciente recuperación de los precios podría consolidarse .

Desde luego, los tres grandes argumentos de inversión que venimos comentando siguen intactos e incluso se han consolidado por las noticias recientes. 

La estabilidad cambiaria parece llevar a una reducción en la amenaza percibida de riesgos de cola en China. Su divisa se ha apreciado desde que la entrevista concedida por  Zhou Xiaochuan, gobernador del Banco Popular de China, el pasado 15 de febrero.

Da la impresión de que las autoridades chinas han hecho caso a las demandas de los inversores (entre ellos nosotros) de que debían mejorar su comunicación con los mercados. 

El precio del petróleo parece estabilizarse. El mercado rápidamente descontó un acuerdo entre los saudís y Rusia para dejar la producción sin cambios, pero creemos que fue significativo por dos razones. Primero, si el acuerdo se mantiene, en la práctica supondrá una reducción en las exportaciones de crudo de Arabia Saudí este verano, cuando la demanda doméstica se incremente en cerca de 500.000 barriles diarios por el efecto estacional. Y segundo, aunque seguimos escépticos sobre una ampliación del acuerdo, parece un paso previo necesario hacia otro más complicado que envuelva a Irán. Además, la reducción en la oferta de otros productores parece bastante probable.

Por último, las grandes diferencias en política monetaria de los bancos centrales se están estrechando. Los datos económicos de EEUU todavía parecen moderados para mantener anclado el plan de subidas de tipos de la Fed, sobre todo, tras la mala acogida al movimiento de diciembre. Y, al mismo tiempo, las estimaciones de la Fed de Atlanta apuntan a un crecimiento del PIB del 2,6% en el primer trimestre, por lo que una caída en recesión parece poco probable". 

 
Aviso Legal: Los expertos de Schroders han expresado sus puntos de vista y opiniones en este artículo y estos pueden cambiar. Los pareceres y opiniones de nuestros expertos no representan necesariamente las opiniones expresadas o reflejadas por Schroders en otras comunicaciones , estrategias o fondos.  La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido.