Han pasado tres años desde que Reino Unido votó para abandonar la Unión Europea. ¿Qué ha ocurrido en la economía y en los mercados? ¿Qué pueden esperar los inversores?

El 23 de junio de 2016, los ciudadanos de Reino Unido votaron si permanecer o no de la UE. Un 52% votó a favor de la salida. 

Estaba previsto que el Reino Unido abandonara la UE a las 23:00 hora del Reino Unido el 29 de marzo de 2019. Sin embargo, después de que el Parlamento del Reino Unido no aprobara el Acuerdo de Salida, se le otorgó una extensión con un nuevo plazo establecido para el 31 de octubre de 2019.

Analizamos los puntos y fechas destacadas del Brexit a través de seis gráficos que muestran cómo la economía y los mercados de la región se han desarrollado desde entonces. 

La economía

Azad Zangana, economista y estratega europeo, ha afirmado que la economía se ha mantenido estable durante este periodo turbulento pero que los riesgos permanecen en el horizonte. “El crecimiento económico del Reino Unido se recuperó a principios de 2019, pero sigue siendo lento. Pese a que disminuyó en el último trimestre de 2018, la economía del Reino Unido ha crecido un 0,5% durante los primeros tres meses de 2019.

Según el experto, este crecimiento se ha debido a la acumulación de los activos por temor a que el acuerdo paralizara las importanciones, lo que catapultó el mayor déficit comercial desde 1992.Dicha acumulación podría dar lugar a una disminución de las existencias y, por lo tanto, la economía se podría ralentizar. 

“La renuncia de la primera ministra Theresa May ha aumentado el riesgo de un Brexit sin acuerdo. Si el favorito de las apuestas, el ex secretario de asuntos exteriores y alcalde de Londres, Boris Johnson, se convierte en el primer primer ministro, el Brexit de línea dura podría sacar al Reino Unido de la UE sin un acuerdo. Si esto sucediera, anticiparíamos que la economía se desacelerará y caerá en una recesión a finales de año. Si bien el Banco de Inglaterra, probablemente, recortaría las tasas de interés con el tiempo, la depreciación esperada en la libra causaría un aumento de la inflación", explica Zangana. 

Libra esterlina

Podríamos afirmar que el mayor barómetro del Brexit es el valor de la libra esterlina. Desde la votación, la divisa británica ha caído más de un 14% frente al dólar estadounidense y un 13% frente al euro.

¿Qué ha pasado en los mercados desde Brexit?

FTSE vs esterlina

Si bien la debilidad en la libra ha hecho que viajar al extranjero sea más caro para quienes ganan su dinero en esta divisa, ha brindado un impulso a las acciones de Reino Unido. 

Aproximadamente, el 70% de los ingresos de las compañías que cotizan en el índice FTSE All-Share se generan en el extranjero. Cuando los beneficios de esos ingresos se convierten de nuevo de una moneda fuerte a la libra, valen más. 

El cuadro a continuación muestra cómo se han comportado las acciones de Reunio  Unido con cada caída o subida de la libra frente al dólar estadounidense. 

 

Renta variable británica

Después del referéndum, el FTSE 100 y el FTSE 250 cayeron un 9% y un 12%, respectivamente. Pero desde el cierre del mercado el 23 de junio de 2016 y hasta el 15 de junio de 2019, las acciones del Reino Unido, medidas por el el FTSE All-Share, se han revalorizado un 28,1%.

El contexto económico mundial relativamente estable ha sido útil. Los inversores globales han comprado el llamado escenario Goldilocks; una combinación de crecimiento estable, con baja inflación y tipos de interés bajos.

El apoyo al mercado y la economía del Reino Unido ha venido del Banco de Inglaterra (BoE), que ha mantenido la política monetaria laxa, asegurándose de que las empresas y los mercados tengan acceso a financiación.

No obstante, este mercado bursátil se ha quedado rezagado en comparación con las acciones globales. Desde el Brexit, las acciones de China han subido un 42,1%, las estadounidenses, un 41,6% y a nivel global, un 32,7%. 

En cambio, las acciones británicas han obtenido un rendimiento del 28,1%, superando ligeramente a las de los mercados emergentes y Japón, que se han revalorizado un 27,3% y 26,8%, respectivamente. Por último, las acciones de Europa registraron una rentabilidad positiva del 17,5%.

Ganadores nacionales vs internacionales

Aunque el mercado de valores de Reino Unido se ha mantenido relativamente bien, ha habido un contraste entre las empresas nacionales que obtienen la mayor parte de sus ingresos fuera del país frente a las que obtienen la mayor parte de sus ingresos fuera de sus fronteras.

Como se ilustra en el cuadro a continuación, en el período comprendido entre mediados de 2013 y finales de 2015, la economía del Reino Unido superó a la economía mundial, la libra esterlina se mantuvo fuerte y las compañías domésticas se comportaron mejor que las extranjeras. En cambio, tras el Brexit esta situación se ha revertido. 

Los tipos de interés han sido unos de los impulsores de esta tendencia, aunque también se ha debido a que, en gran parte, las empresas nacionales del Reino Unido han sufrido una "caída de las valoraciones" por temor a que la economía del Reino Unido crecería a un ritmo menor en el futuro fuera de la UE.

Los inversores han evitado indiscriminadamente las acciones de Reino Unido tras el Brexit y el mercado ha sufrido una pérdida de valoración considerable. Antes del referéndum de la UE, los inversores estaban dispuestos a pagar aproximadamente 15 veces las ganancias agregadas esperadas del Mercado bursátil británico para el próximo año. Hoy en día, este múltiplo, o "rating", se sitúa en torno a 13 veces, lo que se compara muy favorablemente con el mercado bursátil mundial, que cotiza aproximadamente a 15 veces las ganancias agregadas previstas para 2018.