Los españoles sienten la necesidad de mejorar sus conocimientos financieros. Cada vez en mayor medida y con más énfasis que los ciudadanos de otros países europeos. Así se desprende de nuestro Estudio Global de Inversión 2017, en la que participaron 22.000 inversores de 30 países, 1.001 en España.

En concreto, donde tienen mayor demanda de formación es sobre inversiones fiscalmente ventajosas (36%), por encima de las medias global (31%) y europea (32%), así como sobre las comisiones que pagan por sus inversiones, ya que el 71% valora las comisiones tanto como la potencial rentabilidad de una inversión a la hora de elegir o revisar una inversión.  

Así se puede ver en la siguiente infografía, que recoge las principales conclusiones del estudio:
 


Entre otros puntos destacados, destaca la diferencia entre los españoles y el resto de inversores a la hora de que hacer con su dinero. A escala global, los inversores prefieren invertir antes que guardar sus ahorros en el banco, adquirir bienes inmuebles, artículos no esenciales o amortizar deudas. En cambio, en España, para el 21% de los encuestados su prioridad sería depositar sus rentas disponibles en una cuenta bancaria, frente al 20% que declaró que las invertirían en títulos financieros, como renta variable, renta fija o materias primas.

Además, los inversores siguen teniendo unas expectativas sobredimensionadas en cuanto a rentabilidad de sus inversiones, a pesar de su perfil conservador, lo que apunta a una brecha de conocimiento en materia de inversión. A lo largo de los próximos cinco años, esperan obtener una rentabilidad anual media del 8,7% (10,2% global, y 8,7% en Europa), a pesar de que el índice MSCI World ha arrojado una rentabilidad anual del 7,2% durante los últimos 30 años.

En opinión de Carla Bergareche, directora general de Schroders para España y Portugal: "Por suerte, existe un claro deseo de adquirir más conocimientos de inversión y de acudir a un asesor profesional para diseñar una estrategia acorde a sus necesidades de inversión. La mayoría (el 61%) de los inversores españoles estarían dispuestos a pagar por asesoramiento profesional".

Según las conclusiones de la encuesta, los españoles tienen un horizonte de inversión de 2,6 años y son de los que más aversión al riesgo tienen ya que el 60% no quieren tomar demasiado riesgo en sus inversiones debido al contexto geopolítico. Para el 51% (45% en Europa y 48% global) su proporción de dinero en efectivo es mayor de lo que solía ser.

Respecto a sus preocupaciones, preguntados sobre el panorama geopolítico actual y cómo este estaba moldeando sus decisiones de inversión, los españoles respondieron por encima de la media europea, en relación con la aversión al riesgo, que debido a los acontecimientos mundiales la mayoría no deseaba asumir demasiado riesgo de inversión (60%). Algo menos de la mitad (45%) respondió que los acontecimientos mundiales representaban oportunidades de inversión o que no dejaban que la política o dichos acontecimientos les desviasen de sus objetivos de inversión (46%).

 

Información importante
Schroders encargó a Research Plus Ltd la elaboración —entre el 1 y el 30 de junio de 2017— de un estudio online independiente en el que participaron 20.100 inversores de 30 países a escala global, como Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, la India, Italia, Japón, Países Bajos, España, Reino Unido y Estados Unidos, entre otros. Este estudio entiende por «inversores» a aquellas personas que invertirán un mínimo de 10.000 euros (o su contravalor en otras divisas) en los próximos 12 meses y que hayan modificado sus inversiones en los últimos diez años. Estas personas representan las opiniones y perspectivas de los inversores en cada país incluido en el estudio.