Cinco años después de que la economía mundial empezara a recuperarse en  2010, está claro que nos encontramos en un contexto de crecimiento que sigue el patrón del símbolo de la raíz cuadrada. El repunte inicial en forma de  U ha dado paso a un contexto de crecimiento plano del 2,5%, muy por debajo de la cifra registrada antes de estallar la crisis financiera. 

No obstante, prevemos que la recuperación seguirá su curso en Europa y Japón, así como un crecimiento constante en Estados Unidos, lo que impulsará el crecimiento mundial hasta el 2,9% en 2016. 
 

 

Sin embargo, en términos generales, dudamos que el crecimiento mundial vaya a recuperar el ritmo anterior a la crisis, principalmente porque Estados Unidos ha dejado de ser la locomotora global que fue en su día.

Ante la escasa concesión de créditos, una población activa que envejece, el aumento de las presiones inflacionistas y las inminentes subidas de tipos, la economía estadounidense no está en situación de recuperar su papel de motor del crecimiento global.

Pinchar aquí o en la imagen para ver a mayor tamaño
 

Es difícil saber quién podría ocupar este puesto: la zona euro acaba de superar la deflación y, al igual que Japón, se apoya en la depreciación de la moneda para impulsar la actividad, mientras que China es, en realidad, una potencia demasiado pequeña: calculamos que el país representa menos de 10% del consumo global en comparación con el 25% de Estados Unidos.

Las esperanzas de que la India pueda convertirse en el nuevo catalizador de la demanda global han resultado algo optimistas, puesto que su consumo interno supone poco más del 2,5% del total a nivel mundial. La comparación de la situación actual con el contexto anterior a la crisis pone de manifiesto la ausencia de una locomotora global y señala que es poco probable que la recuperación deje de tener forma de raíz cuadrada.

 

Talking Economics se basa en el informe de Perspectivas económicas y de estrategia de Schroders, elaborado por el equipo de economistas de la firma: Keith Wade (economista jefe), Azad Zangana (economista para Europa) y Craig Botham (economista para mercados emergentes).