2016 ha empezado con gran volatilidad en los mercados financieros. Mirando hacia el conjunto del año, hay diversos temas que en nuestra opinión marcarán el ejercicio. 

Desde el lado macroeconómico, tres áreas centran la atención: la desincronización del crecimiento mundial, la apreciación del dólar y la probabilidad de que China  entre en la guerra de divisas. La política también acechará, con las  elecciones presidenciales y un posible referendo sobre el Brexit. 

Mientras que de manera más inmediata, la ampliación de los diferenciales de la deuda corporativa ha despertado temores sobre una ralentización más pronunciada en Estados Unidos. Esto supone un riesgo, aunque la caída de los precios del crudo —responsable en gran parte de este movimiento— también impulsará el consumo. 

Os traemos a continuación los cinco grandes temas que vemos para 2016 en esta breve infografía y en la explicación a continuación:

Hacer click aquí o en la imagen para ver a mayor tamaño

- China se adentra en la guerra de divisas. Esto ya podría estar pasando. La depreciación gradual del yuan conlleva
presiones deflacionistas para Occidente y supone un reto para los competidores.

- La pugna entre el sector terciario y el secundario. La desincronización de la actividad global, el petróleo barato y  un dólar fuerte moderarán las subidas de la inflación y los tipos de interés. Los sectores internacionales sufrirán  tensiones, mientras que los servicios orientados a los mercados internos deberían prosperar.

- La continuidad de la desincronización del ciclo. Ajuste monetario en Estados Unidos; flexibilización o política  acomodativa prácticamente en el resto del mundo.

- Los mercados emergentes seguirán experimentando dificultades. Un dólar más fuerte y la persistente debilidad
china mantendrán las presiones sobre los precios de las materias primas y las economías emergentes. 

Incertidumbre política. Este año se celebran elecciones presidenciales en Estados Unidos y el Reino Unido podría 
convocar un referendo sobre la permanencia en la UE; factores que generarán incertidumbre y pesarán en las  decisiones de inversión, dado que tanto las empresas como los hogares retrasarán sus decisiones. 

 

Aviso Legal:    Los expertos de Schroders han expresado sus puntos de vista y opiniones en este artículo y estos pueden cambiar. Los pareceres y opiniones de nuestros expertos no representan necesariamente las opiniones expresadas o reflejadas por Schroders en otras comunicaciones, estrategias o fondos.  La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido.