Con la llegada de 2019, toca hacer balance. ¿Cómo se encuentra el escenario económico global? El crecimiento se ha mantenido estable pero la sincronización ya no es tan certera. Estados Unidos continua su expansión, mientras que Europa y China la han moderado. Por su parte, el crecimiento del Reino Unido se mantiene bajo y cualquier mejora en la confianza empresarial sigue condicionada a los resultados del Brexit.

En cuanto a la situación monetaria, después de casi una década de tipos de interés excepcionalmente bajos, hay mucha complacencia en los mercados de renta variable con respecto a los riesgos que presentan la subida de tipos y el incremento de la deuda corporativa.

¿Hacia dónde vamos?

Uno de los factores del ciclo alcista de Estados Unidos ha sido la etapa de bajos costes en la mayoría de sectores. Sin embargo, comenzamos a ver claras muestras de presiones salariales y de costes, lo que supone un riesgo para la rentabilidad y las valoraciones.

Asimismo, nos encontramos en un entorno complicado para la planificación de las compañías. La postura comercial agresiva que EE.UU. ha mostrado desde el inicio del año que sigue siendo una amenaza importante para el buen funcionamiento de la economía y para que el flujo de productos llegue sin problemas a todo el mundo. En este sentido, aquellas compañías dependientes de China, podrían verse afectadas por unos aranceles del 25% en las exportaciones.

En esta línea, creemos que la corrección del mercado que tuvo lugar a principios del cuarto trimestre indica que los inversores ya no son tan complacientes como antes con respecto a la preocupación en torno al comercio. Si los actuales conflictos comerciales o una recesión inclinan los beneficios hacia un ciclo bajista,  las empresas endeudadas podrían verse gravemente afectadas.

En general, somos prudentes con respecto a las empresas con altos niveles de deuda o aquellas que no pueden subir los precios para compensar los mayores costes a los que se enfrentan. El sector de las telecomunicaciones es un ejemplo claro en este sentido.

¿Dónde vemos oportunidad?

- Identificar las empresas mejor preparadas para soportar la nueva fase del ciclo empresarial y económico exigirá un enfoque activo y un conocimiento exhaustivo de los fundamentales de las empresas.

- Apostamos por empresas disruptivas y creemos que la constante en el mercado de valores de incluir previsiones de verdadero crecimiento a largo plazo de las actividades de crecimiento de alta calidad continúa haciendo que muchos de estos valores sean atractivos.

- Nos centramos en identificar aquellas empresas que están dispuestas a invertir a largo plazo, que están preparadas para un cambio, y que pueden crear crecimiento sostenible a partir de sus modelos de negocio.

- También nos inclinamos por varios valores de tecnología y consumo. En algunos casos, las valoraciones en estas áreas parecen elevadas, pero creemos que el mercado subestima la capacidad de varias empresas para expandir sus actividades comerciales y/o monetizar el contenido con el fin de apoyar una trayectoria de crecimiento a largo plazo.

Si quieres conocer todas las perspectivas de inversión de Schroders para 2019, pincha aquí

 

Información Importante

 Las opiniones expresadas aquí, son las de Alex Tedder, Responsable y director de inversiones del área de renta variable global y estadounidense, y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders.

El presente documento ha sido redactado con una finalidad exclusivamente informativa. Su contenido no constituye una oferta de compra o venta de ningún instrumento o título financiero, ni una sugerencia para adoptar ninguna estrategia de inversión. La información contenida en el presente no constituye un asesoramiento, una recomendación o un análisis de inversión y no tiene en cuenta las circunstancias específicas de ningún destinatario. Este material no constituye una recomendación contable, jurídica o tributaria y no debe ser tenido en cuenta a tales efectos. Se considera que la información contenida en este documento es fiable, pero Schroders no garantiza su exhaustividad o exactitud. La compañía no se responsabiliza de los errores de hecho u opiniones. No se debe tomar como referencia la información y opiniones contenidas en este documento a la hora de tomas decisiones estratégicas o decisiones personales de inversión.

La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido.

Schroders será responsable del tratamiento de tus datos personales. Para obtener información sobre cómo Schroders podría tratar tus datos personales, consulta nuestra Política de privacidad disponible en www.schroders.com/en/privacy-policy o solicítala a infospain@schroders.es en caso de que no tengas acceso a este sitio web.

Publicado por Schroder Investment Management (Europe) S.A. 5, rue Höhenhof, L-1736 Senningerberg, Luxemburgo. Número de registro Luxemburgo B 37.799.

Las previsiones incluidas no deben tomarse como referencia, no están garantizadas y solo son representativas en la fecha de publicación. Nuestras previsiones se basan en nuestras propias hipótesis, que pueden cambiar. No aceptamos ninguna responsabilidad por ningún error material u opinión ni asumimos ninguna obligación de informarle de ningún cambio en nuestras hipótesis o previsiones. Las previsiones y suposiciones pueden verse afectadas por factores económicos externos u otros factores. Las opiniones y previsiones mencionadas anteriormente no deben interpretarse como un asesoramiento o recomendación.