Entramos en un entorno de inversión algo más complejo: Estados Unidos corre el riesgo de entrar en una recesión en 2020 y la volatilidad será protagonista en los mercados. Aún así, la deuda pública puede ser una opción a la hora de diversificar e identificamos oportunidades par obtener rentabilidades positivas. 

¿De dónde partimos? Este año comenzamos el ejercicio con una sensación de complejidad dentro del terreno financiero. Si bien resulta tentador culpar a las amenazas geopolíticas, lo cierto es que el crecimiento fuera de Estados Unidos ha sido decepcionante y, junto a la subida de tipos, los precios de casi todas las regiones han caído de forma considerable. El semáforo está pasando del verde al ámbar. Consideramos recomendable invertir con mayor prudencia, pero no creemos que haya llegado el momento de frenar en seco.

Por tanto, el ciclo económico está volviendo a ser complicado:

- Estados Unidos podría entrar en una recesión en 2020. 

- El crecimiento de Europa y Asia sigue dependiendo del rumbo del comercio global.

- Los bancos centrales podrían dar un paso atrás en sus planes de retirada de liquidez. 

¿Dónde vemos oportunidades?

¿En que activos podemos encontrar precio atractivos para que los inversores se animen a asumir riesgos?

- Bonos del Tesoro estadounidense: la deuda a diez años se mantiene en torno al 3%, y creemos que la Reserva Federal solo llevará a cabo dos subidas de tipos más en 2019. Esto debería ofrecer ventajas en términos de diversificación en una cartera multiactivo.

- Petróleo: la caída de su precio debería apuntalar el consumo. Las valoraciones de los mercados emergentes se han reducido y ofrecen un colchón de seguridad ante las preocupaciones en el ámbito político.


Información Importante      
Las opiniones expresadas aquí son las de Johanna Kyrklund, directora de inversión multiactivo de Schroders y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders. Este documento tiene fines informativos exclusivamente y no se considera material promocional de ningún tipo. La información aquí contenida no se entiende como oferta o solicitud de compra o venta de ningún valor o instrumento afín en este documento. No se debe depositar su confianza en las opiniones e información recogidas en el documento a la hora de tomar decisiones de inversión y/o estratégicas. La información aquí contenida se considera fiable, pero Schroders no garantiza su integridad ni su exactitud. La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido. Las previsiones están sujetas a un alto nivel de incertidumbre sobre los factores económicos y de mercado futuros que pueden afectar a los resultados futuros reales.  Las previsiones recogidas en el documento son el resultado de modelos estadísticos basados en una serie de supuestos. Las previsiones se ofrecen con fines informativos a fecha de hoy. Nuestros supuestos pueden variar sustancialmente en función de los cambios que puedan producirse en los supuestos subyacentes, por ejemplo, a medida que cambien las condiciones económicas y del mercado. No asumimos ninguna obligación de informarle de las actualizaciones o cambios en estos datos conforme cambien los supuestos, las condiciones económicas y del mercado, los modelos u otros aspectos. Publicado por Schroder Investment Management Limited, Sucursal en España, c/ Pinar 7 – 4ª planta.28006 Madrid – España.