Los mercados de renta variable siguen manteniendo la dinámica positiva que llevamos viendo desde que comenzó 2019, firmando su mejor arranque de año de los últimos 30 años y ofreciendo rentabilidades de doble dígito a nivel global.

 

Durante esta parte inicial del año se van poco a poco disipando algunos de los riesgos que ponderaron en el anterior trimestre y el sentimiento de los inversores ha cambiado de forma muy notable, a pesar de que el escenario macroeconómico de cierta desaceleración económica no ha variado en exceso. El optimismo con el desenlace de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, sumado a un discurso de la Reserva Federal en Estados Unidos algo más laxo, sigue dibujando un escenario positivo para los activos de riesgo.

 

El mes pasado comentábamos que 2018 fue un año desfavorable para que los gestores de nuestro universo aportaran alfa -la mayoría de las estrategias basadas en stock picking no consiguieron aportar valor-. Sin embargo, en el inicio de año nos mostrábamos mucho más positivos de cara a la potencial creación de alfa que podíamos ver en 2019, sobre todo en las estrategias más puras de renta variable, que se benefician de la recuperación de los mercados y la reversión de parte del alfa perdida en 2018.

 

Tras un mes de enero muy positivo, el mes de febrero nos deja resultados que se sitúan más en línea con el comportamiento de los índices. Por sectores hemos visto una dispersión de resultados algo más pronunciada con respecto a lo que pudimos ver en enero, cuando el movimiento de recuperación fue más acompasado. No obstante, seguimos observando un mejor comportamiento relativo de los sectores más ligados al ciclo económico frente a los sectores más defensivos. Es el caso, por ejemplo, del sector bancario europeo, que ha subido un 7%.

 

Resultados del universo de gestores

 

Febrero nos ha dejado resultados positivos en líneas generales, aunque, como ya hemos comentado, se han situado más en línea con el comportamiento de sus respectivos índices de referencia.

 

Al igual que en el mes anterior, los gestores con un posicionamiento de cartera más cíclico han logrado obtener mejores resultados. Es el caso por ejemplo de AGF European Quality, fondo de grandes compañías europeas gestionado por Josep Prats, que destaca positivamente con una subida del 7,91%, gracias a su decidida apuesta por la recuperación del sector bancario europeo. Así, el fondo se ha visto beneficio por el buen desempeño de Unicredit (+18,62%), Commerzbank (+15,88%) y Airbus (13,35%).

 

Otro fondo que ha mostrado un buen comportamiento ha sido LTIF SIA Classic, fondo de renta variable global gestionado por José Carlos Jarillo, que se ha revalorizado un 7,39% en febrero. Su rentabilidad se ha debido, en parte, a su posicionamiento en materias primas como el cobre y el petróleo y a la contribución positiva de su stok picking. Así, destacamos, su principal posición: First Quantum, una compañía canadiense de minería y metales, que acumula una rentabilidad superior al 30% en el año.

 

Por último, queremos hablar de otros de nuestros gestores, Alejandro Muñoz y José Antonio Larraz, que gestionan Equam Global Value, un fondo de renta variable que apuesta, principalmente por Europa, aplicando un estilo de gestión value. El l fondo ha subido un 4,52% en febrero, gracias a la contribución positiva de algunas de sus principales posiciones en cartera como Spectrum (+26%) o MITIE Group (+9,80%).

 

Aquí podéis descargar los datos del universo