Hace unos días publicaba Cinco Días un artículo titulado Los siete magníficos de la inversión en bolsa, en el que se ponía de relieve que la filosofía de inversión en valor gana cada día más adeptos. 

El artículo explicaba: " La filosofía de gestión en valor no es apta para todos los públicos. Solo para los más creyentes. Primero, porque exige una paciencia de la cual carecen la mayor parte de los pequeños inversores. Los gestores prometen buenas rentabilidades, pero piden al particular que mantenga su inversión con ellos tres, cuatro o cinco años. Quieren que se conviertan en coinversores. Que no les tiemble el pulso cuando las bolsas caigan y mantengan prietas las filas. Además, el  value investing  exige una fuerte apuesta por el análisis y el talento. Y eso se paga. Las comisiones de este tipo de fondos son superiores a la media. Pero en el largo plazo suele merecer la pena".

Y destacaba siete nombres de la gestión española, pertenecientes al Universo de gestión activa Smart-ISH: Francisco García Paramés (en este caso, actualmente y como consecuencia de su salida de Bestinver no está incluido en el universo, aunque lo estuvo hasta que se marchó de la firma), Beltrán de Lastra (Bestinver), Álvaro Guzmán de Lázaro (AzValor), José Ramón Iturriaga (Abante Asesores), Javier Ruiz (Metagestión), Juan Aznar (en el caso de Mutuactivos, quienes aparecen en el universo son los gestores de cada uno de los fondos, que en Mutuafondo España son Ángel Fresnillo, Pedro Pablo García y Alberto Fernández) e Iván Martín Aranguez (Magallanes Value)